10 de Noviembre 2016

Crónica de la campaña por la educación pública en la Vega Baja

 

El pasado 26 de Octubre fue convocada en todo el Estado una huelga de estudiantes. El PCPE y los CJC en la Vega Baja, al igual que en el resto del Estado, hemos tomado esta fecha como punto de partida de una campaña que pretende organizar una jornada de huelga general educativa para comienzos del año 2017.

Esta campaña está enfocada a acumular fuerzas entre toda la familia educativa, profesores, estudiantes, PAS, AMPAS, y demás personal de la educación, para defender la educación pública que intentan desmantelar. La lucha contra la LOMCE, el 3+2 o contra las reválidas, son simplemente las aspiraciones más próximas pero no las únicas que debemos perseguir. Pero, más allá de estas luchas concretas, debemos levantar una lucha general y unitaria contra la privatización de la educación. El 26 de octubre debe ser el primer paso hacia la construcción de una fuerza única que golpee a los intereses privatizadores de la oligarquía con un solo puño, en un solo punto. Por ello, los y las comunistas del PCPE y los CJC salimos a las calles, a llenarlas de lucha y combatividad, a fundirnos con las masas para encaminar nuestra lucha conjunta hacia los objetivos que la clase obrera y sus hijos e hijas merecen, una educación pública, gratuita, laica, científica y al servicio del pueblo trabajador.

En nuestra comarca, la organización pegó carteles en los principales centros de estudio de Albatera, Cox, Callosa y Orihuela, además de realizar un reparto de panfletos en Salesas. A partir de aquí comienza nuestra andadura por la consecución de tan necesario objetivo, la educación es un ámbito social que nos implica a todos y todas, trabajadores y trabajadoras de la enseñanza por un lado, alumnos y alumnas por otro lado, y los padres y madres en tercer lugar, por lo que conformar una organización entre toda la comunidad educativa que demuestre la fuerza de la clase obrera al poder burgúes, es una necesidad histórica que debemos asumir bravamente. El año 2017 debe convertirse en un año de lucha, en defensa de la educación pública y por la mejora de las condiciones de este servicio público tan vital para la sociedad.