10 de Octubre 2017

Ante los sucesos ocurridos en Valencia el 9 de octubre

El 9 de octubre se celebra el "Día Nacional del País Valencià". La ciudad de Valencia ya ha tenido que presenciar, con anterioridad, el uso del marco de este día festivo por parte del fascismo para promocionarse y reivindicar la separación y el odio frente al pueblo catalán, con el que el pueblo valenciano comparte la lengua y buena parte de su historia .

Este año, diversas organizaciones sociales y políticas de Valencia han convocado una manifestación para reivindicar el uso del valenciano. El fascismo en Valencia se ha movilizado para tratar de romper la manifestación mediante el uso de la violencia y la intimidación y, de manera inaudita, la Delegación del Gobierno en Valencia les ha permitido hacerlo cuando su concentración era ilegal, produciéndose episodios de violencia y agresiones que se han saldado con heridos de diversa consideración, ante la pasividad cómplice de la policía.

Consideramos que la gestión de Delegación del Gobierno en el País Valencià, permitiendo la marcha de los fascistas y sus agresiones y que, para más indignación, se haya pronunciado oficialmente en las redes sociales felicitando a la Policía por "asegurar la integridad de los manifestantes", supone una actuación interesada y premeditada, encaminada a reprimir las diversas movilizaciones populares como la del 9 de octubre en Valencia, o las que se están convocando en diversos lugares en favor del derecho de autodeterminación, usando el miedo como forma de coacción y represión de les más elementales derechos civiles y democráticos.

Una vez más, cuando se cuestionan los intereses de la clase dominante o peligra la estabilidad del régimen, como sucede ahora por la reivindicación del pueble catalán del derecho de autodeterminación, el estado capitalista utiliza el fascismo como fuerza de choque contra la legítimas reivindicaciones populares.

La actuación de hoy de la Policía Nacional el 9 de octubre es inadmisible, por lo que exigimos la dimisión del máximo responsable de ésta, el delegado del gobierno en el País Valencià, Juan Carlos Moragues. Pero si actúan así, es porque esa es la línea política que marca su gobierno, de represión de la lucha obrera y popular en todo el estado, creando también las condiciones para la actuación de los grupos fascistas. Por ello exigimos igualmente el cese de la represión y la dimisión de su máximo representante, el presidente del gobierno central, Mariano Rajoy.

 

¡El fascismo será expulsado de Valencia  y de todo el País Valencià!

¡No tenemos miedo!

¡Por el derecho de autodeterminación de los pueblos, República Socialista y de carácter Confederal!

PCPE  - Comité del País Valencià