22 de Noviembre 2018

El fascismo avanza si no nos organizamos

El pasado 15 de noviembre tuvo lugar una agresión fascista a menores en la localidad de Dénia, perpetrada por unos 15 despreciables fascistas encapuchados. Como se ha demostrado al cabo de la Historia, los fascistas actúan violentamente contra aquellos sectores más desfavorecidos de la sociedad; en este caso ha sido un grupo de menores inmigrantes, pero otras veces son organizaciones anticapitalistas, militantes comunistas, personas homosexuales, etc. Es evidente que el fascismo nace y desarrolla con la única función de defender los interés de los capitalistas captando, bajo discurso obrerista, a sectores desclasados y sin conciencia de la clase obrera y el pueblo en general en contra de sus intereses de clase. Las hienas hambrientas de violencia se visten de corderos y pretenden llegar a nuestra clase con recogida y reparto de alimentos, para dar una apariencia de servicio social, e intentando alejarse de su verdadera imagen de grupos violentos. Como suele decirse, mismo perro con distinto collar, ya que no solo ha sido este caso de Dénia, sino que hace ya mucho tiempo que se vienen produciendo agresiones de distinto tipo como fue recientemente en Elda tras una concentración contra la apertura de un sede de este tipo de organizaciones, amenazas contra militantes comunistas en la Vega Baja, pintadas en sede de partidos políticos en Elx, además de algún que otro encontronazo mientras se hacen labores de propaganda.

Para combatir al fascismo, no nos debemos parar simplemente en la acción de respuesta a las acciones que lleven estas organizaciones, si no que debemos plantearnos qué sociedad queremos y como podemos llegar hasta ella. La organización antifascista debe darse en nuestros centros de estudio, de trabajo, en nuestros barrios, pueblos y ciudades, en la asociación vecinal, ecologista o de solidaridad; igualmente, el movimiento antifascista debe tejer uniones con sectores de la clase obrera más desfavorecidos por la crisis capitalista. Pero además, debemos organizarnos en el PCPE ya que sino destruimos el capitalismo y avanzamos hacia el Socialismo, las condiciones que hacen que el fascismo exista seguirán dándose y probablemente se extienda su desarrollo por las necesidades del capitalismo que los potencia financiera, judicial y mediáticamente, como es el caso del partido ultraderechista Vox surgido del PP.

Igualmente, el antifacismo debe ir unido a la lucha por la recuperación de la Memoria Histórica y la lucha por la República, ya que las nuevas generaciones de antifascistas recogemos la bandera de lucha de nuestras abuelas y abuelos, por su Memoria y por el legado que nos han dejado debemos continuar por la conquista del poder, por la república socialista de carácter confederal, donde se una misma lucha, el combate por la emancipación de clase, con la unión libre y soberana de los pueblos y naciones de España.

CONTRA EL FASCISMO, UNIDAD Y LUCHA
POR LA REPÚBLICA SOCIALISTA
POR LA AUTODETERMINACIÓN DE LOS PUEBLOS
ÚNETE AL PCPE Y SU JUVENTUD