Actualidad

Un acuerdo que llega muy tarde

El reciente acuerdo del Consejo de Ministros del Gobierno de coalición socialdemócrata, PSOE-UP, tomado el día 29 de marzo, y que se presenta cómo la paralización de toda la actividad del país que no sea imprescindible, es un engaño más de Pedro Sánchez y sus ministros. Es cierto que el Gobierno da un paso en esa dirección, pero la dictadura de los monopolios solo le permite al Gobierno una paralización parcial de esas actividades productivas no esenciales.

El PCPE, desde los primeros momentos en que se desató la actual crisis sanitaria, exigió como una de las medidas más urgentes para preservar la salud y la vida de la clase obrera y del pueblo el cierre inmediato de la totalidad de las actividades productivas no esenciales. Igualmente una gran variedad de organizaciones obreras y populares se ha manifestado a favor de la aplicación urgente de dicha medida. 

El acuerdo del Gobierno llega tarde, y por ello, en estas dos semanas, han sido miles las personas infectadas y muchos cientos las fallecidas, que se podrían haber evitado si se hubiera tomado una decisión enérgica desde el primer momento. Pese a todas las evidencias científicas y recomendaciones de especialistas en salud pública para aplicar esta medida, el Gobierno ha tardado 14 días en torcer, parcialmente, el brazo de una patronal que, claramente, antepone sus ganancias a la salud de la clase obrera. En esos días una multitud de actividades absolutamente prescindibles socialmente, han continuado desarrollándose normalmente, siendo un canal de propagación masiva de la infección por el Coronavirus. ¿Quién pagará por esas muertes? ¿Quién pagará por las nuevas infecciones que se produzcan por actividades que se siguen manteniendo en este Acuerdo por presión de la patronal? ¿Acaso es necesario mantener abiertas las fábricas de calzado o el reparto de paquetería y comida basura a domicilio? ¿Qué justifica seguir trabajando en los peajes de las autopistas, oficinas bancarias y de seguros, o en Airbus?

 

Solamente es una paralización parcial de la actividad

El Gobierno anuncia una paralización del país, pero eso es cierto a medias. Las presiones de la patronal siguen decidiendo en el Consejo de Ministros, y el país seguirá trabajando. No solo  para mantener los servicios sociales y sanitarios básicos, que eso no se discute, sino para garantizar la tasa de ganancia de un buen número de monopolios. Amazon, TelePizza, Glovo, Telefonica o Uber, por solo nombrar algunas de las más llamativas, pueden seguir con su actividad por encima de la tan cacareada paralización acordada.

La clase trabajadora, autónomos y la pequeña empresa soportan todos los perjuicios por estas medidas necesarias de paralización. Es a ellos y a ellas a quienes hay que destinar los recursos económicos necesarios para compensar las pérdidas que conlleva su aplicación.

Denunciamos la artimaña del “permiso retribuido recuperable”, que obligará posteriormente a realizar horas extras como si fueran ordinarias, y prolongación de jornadas, a lo que el PCPE se niega rotundamente. Por ello exigimos que el Estado asuma directamente, y sin intermediación bancaria, el salario neto de los millones de trabajadores/as que tengan que dejar de trabajar. Si hablásemos de 5 millones de puestos de trabajo afectados por esta medida, durante 15 días, con un coste medio de 1.000 €/mes por trabajador/a,  el importe es de 2.500 millones de €; si se prolongara durante un mes ese importe sería de 5.000 millones de €. ¿Qué es esta cantidad  frente a los más de 150.000 millones de € que, en forma de aval, se ponen a disposición de la banca y las grandes empresas, o los 60.000 millones de euros comprometidos para la compra de armamento a los EE.UU? Las medidas ante la emergencia social y laboral, han de beneficiar directamente a la gran mayoría social. Si no las aplica el Gobierno es porque su actuación sigue estando sometida a la batuta del gran capital.

Enfrentamos una emergencia sanitaria y social, y las medidas que se deben adoptar tienen que estar a la altura de las necesidades de las víctimas de esta situación, y con resultados concretos de aplicación directa. Que de ninguna manera se tengan que recuperar para beneficio de la patronal esos días perdiendo vacaciones, trabajando horas extras o alargando los ritmos de trabajo.

Exigimos al Gobierno de Pedro Sánchez que cambie este Decreto, y que se paralice de verdad la totalidad de producción y la distribución no imprescindible en el país. Cada día que pasa sin tomar estas medidas radicales en defensa de la salud pública, son cientos de personas más las que mueren, y miles las que se acumulan en los insuficientes centros sanitarios del país.

A la clase obrera y al pueblo no le sirve un Gobierno que actúa aceptando las presiones del gran capital monopolista y financiero.

Ni queremos morir trabajando, ni queremos ser agentes de transmisión de la enfermedad a nuestras familias y a nuestro entorno social.

El PCPE hace un llamamiento a negarse a la continuación de la producción en todas las actividades que son prescindibles, a exigir su total paralización, y a que el Estado asuma el coste de los salarios mientras dure el cese de toda la actividad productiva no esencial

PAREMOS LA PRODUCCIÓN, PARA SALVAR LA VIDA Y LA SALUD DEL PUEBLO

SOLO EL PODER OBRERO Y LA SOCIEDAD SOCIALISTA NOS HARÁN LIBRES

 

 

A 29 de Marzo de 2020

En estas fechas estaba previsto el mayor despliegue militar de la OTAN de las últimas décadas, en unas operaciones llamadas DEFENDER EUROPE 20. Finalmente 20.000 soldados yankees volvieron a sus bases en Norteamérica, si bien  con los desplegados en bases europeas y los de  varios Países europeos, parece que  se mantienen algunos de los ejercicios previstos. Ante el secretismo que en todos los medios se está aplicando a esta cuestión, cómo Secretario General del PCPE, pregunto al Presidente del Gobierno de coalición socialdemócrata Pedro Sánchez:

 

¿Tiene previsto, el Gobierno que usted preside, participar en este operativo militar con recursos materiales y tropas de este país?

¿Se ha planteado el Gobierno que usted preside suspender la participación de esos medios y esas tropas de nuestro país en el operativo DEFENDER EUROPE 20?

¿En el caso de suspender la participación de los medios y la tropa de este país en el operativo DEFENDER EUROPE 20, está dispuesto ese gobierno a asignar el coste económico de la participación en esas maniobras a atender las necesidades de la sanidad pública en esta situación de crisis sanitaria que atraviesa España?

Y, de una manera más general, ¿está dispuesto el gobierno que usted preside a suspender la totalidad de los pagos y compromisos económicos en armamento y otros recursos militares, para destinarlos a atender las necesidades sanitarias de nuestro pueblo, cancelando todos esos pagos de forma inmediata?

 

El PCPE exige la inmediata suspensión de todas  las maniobras de la OTAN, DEFENDER EUROPE 20, así como la suspensión de las fuerzas y medios militares de este país, en el caso de que dichas maniobras continuaran con su desarrollo previsto.

 

El PCPE exige la cancelación inmediata de la totalidad de los pagos y compromisos económicos, en armamento y otros recursos militares, en el contexto de la OTAN y de otros presupuestos previstos para estas fechas. Y que esos recursos económicos sean destinados a atender las necesidades de nuestro pueblo en esta crisis sanitaria.

Ante manifiesta incapacidad del Gobierno para responder con eficacia ante el desarrollo de la epidemia de coronavirus en nuestro país, el Secretariado Político del Comité Central del PCPE, mediante esta DECLARACIÓN, pone en conocimiento de la clase obrera y de los sectores populares sus propuestas de urgencia para cambiar la forma en que se está gestionando esta situación, y conseguir con ellas defender la salud del pueblo, y evitar que el capitalismo use este sufrimiento social para fortalecer sus posiciones clasistas antisociales.

 

DENUNCIAMOS Y EXIGIMOS:

 

No existen equipos suficientes para la seguridad del personal sanitario, y de quienes trabajan en esos centros médicos. 

EXIGIMOS: Exigimos la dotación inmediata, con los fondos de emergencia necesarios, a todo el personal sanitario, y quienes realizan trabajos en esos centros médicos, de equipos avanzados de protección de su salud: mascarillas, guantes, geles, trajes integrales, condiciones de desinfección después del trabajo, lavado de ropa, etc.

 

El Gobierno promete que se realizarán análisis a todas las personas con síntomas, pero no se están realizando. 

EXIGIMOS: Que el gobierno informe de cuál es la situación en relación a recursos para realizar los análisis para determinar las infecciones por Covid-19. En cualquier caso que se dote a la sanidad pública de los recursos necesarios para ello de forma inmediata.

 

El Gobierno no informa qué tipo de medicamentos se están usando para tratar a las personas ingresadas. 

EXIGIMOS: Exigimos información concreta de qué tipo de medicamentos se están usando para el tratamiento de las personas ingresadas por coronavirus. Los hechos están demostrando que el Gobierno no fue previsor en adquirir los medicamentos necesarios para esta situación. 

 

El Gobierno mantiene en sus casas a miles de personas afectadas por el coronavirus, sin la más mínima atención sanitaria y con todo tipo de dificultades para la atención telefónica.

EXIGIMOS: Que se ocupen todas las instalaciones de la sanidad privada para hospitalizar a esas personas y darles la atención médica necesaria.

 

El Gobierno no ha implementado protocolos para la detección de focos y el seguimiento de las cadenas de infección. 

EXIGIMOS: Que se implemente un protocolo que permita controlar los focos de infección y las cadenas de transmisión, como práctica más efectiva para combatir la expansión del proceso infeccioso. La tecnología nos ofrece hoy medios suficientes para ello, que se implementen.

 

Los protocolos sanitarios están dando preferencia a la atención médica a personas que no pertenezcan a grupos de riesgo.

EXIGIMOS: Que se garantice una atención médica suficiente a todas las personas, principalmente a aquellas de mayor riesgo. Rechazamos cualquier tipo de selección negativa para las personas de mayor vulnerabilidad

 

El Gobierno no ha implementado protocolos sanitarios eficaces para los supermercados y tiendas de alimentación.

EXIGIMOS: El establecimiento de recursos sanitarios en los comercios de alimentos que están abiertos, garantizando que el acceso a los mismos no se convierte en otro foco de infección, poniendo en riesgo  a la población usuaria. Y que se tomen medidas para garantizar la salud de quienes prestan su trabajo en esos lugares.

 

En los centros de trabajo no existen medidas sanitarias que garanticen la salud de los trabajadores y trabajadoras.

EXIGIMOS: El cierre de todos los centros de trabajo a los cuáles no se pueda mantener un plan sanitario de desinfección de las instalaciones al final de cada turno de trabajo, y cuyo colectivo obrero carezca de los recursos que garanticen su no infección. Facultar a los Comités de Empresa para el cierre del centro de trabajo, en estos casos, ante la autoridad sanitaria y laboral.

 

EXIGIMOS: Mantener abiertos solo los centros de producción imprescindibles para las necesidades vitales, y concentrar en estos centros de trabajo los recursos sanitarios y profilácticos que garanticen que se controla la aparición de cualquier foco, así como la cadena de infección en esos casos.

 

El Gobierno, y las Comunidades Autónomas, no han establecido un plan de intervención masivo de los Servicios Sociales para atender a las personas/familias con mayor vulnerabilidad social.

EXIGIMOS: Un plan intensivo de Servicios Sociales que atiendan las situaciones de emergencia social, tales como: Atención a personas solas afectadas, o no, por el coronavirus, ayuda en la tramitación de las prestaciones programadas por el Gobierno, recursos de atención para familias con personas conflictivas en su seno, seguimiento a situaciones de violencia de género en las familias confinadas, seguimiento de la ayuda alimentaria a familias vulnerables, etc.

 

Secretariado Político del CC del PCPE

 

El pasado día 17 de marzo el Consejo de Ministros aprobó un conjunto de medidas, por importe de 200.000 millones de euros, que se presentan como un “escudo económico y social”, ante la situación creada por la extensión del coronavirus. El Secretariado Político del Comité Central del PCPE, después de un análisis pormenorizado de las medidas propuestas, hace la siguiente DECLARACIÓN:

La mayor parte de esos 200.000 millones está destinada a las empresas.

El gobierno de coalición socialdemócrata del PSOE y UP, activa unos cuantiosos recursos extraordinarios que están destinados en su mayor parte a favor de las empresas, y usa un pequeño porcentaje de los 200.000 millones de € para dar cierta protección coyuntural a la economía del pueblo trabajador mientras dure el Estado de Alarma. Una vez más queda demostrado que la prioridad de este Gobierno es la de salvar a las grandes empresas, y no a las personas que están sufriendo directamente esta situación extraordinaria. 

 

Solamente se destinan 300 millones para Servicios Sociales.

Se activan 300 millones de € para la Vicepresidencia de Servicios Sociales, que se destinan a hacer frente a las consecuencias más sociales que se deriven de la emergencia del Covid-19. Pero se dedican 100.000 millones a constituir un aval que permita a la banca gestionar créditos a favor de las empresas por ese importe. Este importe se podrá ampliar en 87.000 millones más, aportados por la propia banca. La banca siempre gana, y hará un negocio seguro como cuenta del Covid-19 y el sufrimiento del pueblo. Esa es una de las grandes lecciones de inmoralidad que se puede sacar de la gestión de esta crisis.

 

Las medidas de apoyo sociales duran solamente un mes.

El conjunto de medidas que se establecen a favor de los trabajadores/as por cuenta ajena y autónomos/as significan una ayuda y se debe facilitar su aplicación real a todas las personas afectadas por el cierre o reducción de la actividad económica. Pero su vigencia termina al final del mes en el que deje de aplicarse el Estado de Alarma, ¡y después? ¿Qué será de los millones de trabajadoras/es en paro, y de los cientos de miles de autónomos/as proletarizados de golpe? Tras la crisis sanitaria, nos espera un periodo de emergencia social para la clase trabajadora, que es necesario abordar con un amplio programa de lucha por la defensa de los derechos sociales y laborales. Prestación de desempleo indefinida para todas las personas que queden en paro tras el Estado de Alarma. Pagarle su prestación a 1.000.000 de trabajadores al mes le cuesta al Estado 1.000 millones (12.000 al año) y eso parece una cosa imposible; sin embargo, a las empresas van se les van a entregar más de 150.000 millones y es lo normal. Se hace imprescindible cambiar la lógica imperante: Primero las personas, la clase obrera, después las empresas.

 

Sacando provecho de las necesidades del pueblo.

Es un decir cubano que “lo que sucede conviene”, y se usa para expresar que los hechos no son casuales y que siempre responden a intereses concretos que los mueven, y eso parece adecuado para aplicarlo en relación al desarrollo-imposición del teletrabajo por parte de las empresas. Mientras la gente se muere, la prioridad del Gobierno es desarrollar el teletrabajo, para que las empresas puedan avanzar de golpe lo que tenían prevista aplicar en el próximo lustro. En esta lógica de exigir el cambio de la prioridad de las cosas, no podemos más que descalificar, por falsa, la permanente afirmación de los portavoces del gobierno cuando dicen que su absoluta prioridad son las personas, y que “nadie se quedará abandonado”. Las cifras del Decreto así lo demuestran. La socialdemocracia se conforma con gestionar las migajas y, al compararlas con la gestión que PSOE y PP realizaron de la crisis del 2008, pretenden sacar pecho diciendo que ellos sí miran para el pueblo.

 

El Gobierno no corrige su falta de previsión ante el coronavirus.

Pasados ya unos días de la aplicación del Estado de Alarma, el PCPE no solo quiere denunciar que ya es evidente que el Gobierno, fue incapaz de abordar la emergencia sanitaria con la urgencia y aplicación de medidas preventivas necesarias, previendo todos los recursos que fueran necesarios para el acopio de equipos de protección y las medicinas necesarias para enfrentar esta crisis. ¡No hay guantes, ni mascarillas, ni mucho menos EPIs integrales! Se sigue sin abordar la emergencia con las medidas de urgencia que necesita el pueblo ¡Ni un solo hospital privado ha sido intervenido en su gestión, ni una sola farmacéutica ha sido nacionalizada! Sabemos qué fármacos se usan en China para combatir la pandemia, pero en España, más allá del paracetamol y beber agua, no sabemos nada! El Gobierno es incapaz de intervenir con la decisión necesaria ante un sistema sanitario desmantelado por los sucesivos recortes en la sanidad pública, pero ¿por qué no se interviene la Clínica de Navarra, la Clínica Ruber, las Clínicas Quirón? ¿Acaso el Gobierno considera intocable el negocio privado de la sanidad, donde solo se atiende a los que se lo pueden pagar?

 

Para concluir.

El PCPE exige - frente al plan militar-policial que hoy se está aplicando -, la activación de todas las medidas necesarias para establecer un verdadero PLAN DE EMERGENCIA SANITARIA que aísle la extensión del coronavirus, incluyendo la inmediata paralización de todo el tejido productivo y de distribución que no sea estrictamente necesario para mantener la vida de las personas. 

El PCPE exige, la activación, mucho más allá de los 300 millones previstos, de un plan de emergencia social que movilice los recursos económicos necesarios para atender a todas las personas que, social o clínicamente, lo requieran. Así como la creación de fáciles mecanismos accesibles para tramitarlas.

El PCPE exige, la nacionalización inmediata de todos los hospitales y clínicas privadas y de las empresas farmacéuticas y de suministro de consumibles clínicos, así como la inmediata puesta a disposición pública de toda la industria que, técnicamente, pueda dedicar sus recursos a la fabricación de los requeridos materiales sanitarios.

El PCPE exige, que se habiliten los fondos necesarios para adquirir, de la forma más urgente, los medicamentos que se están demostrando más eficaces en la cura de esta enfermedad, la mayoría de ellos procedentes de China y Cuba.

 

El futuro es la sociedad socialista.

Todos estos hechos ponen manifiesto la superioridad de una sociedad con la economía planificada como la China que, finalmente y tras una batalla ejemplar en la que las personas fueron el centro de toda su gestión, no solo ha sido capaz de vencer la pandemia, sino que está en condiciones de ofrecer, junto a Cuba y sus brigadas médicas, su solidaridad internacionalista al mundo. 

HOY VENCER AL COVID-19

MAÑANA DERROTAR AL CAPITALISMO

 

 

El rey Felipe VI aprovecha la declaración del Estado de Alarma, por parte del gobierno de  Pedro Sánchez, para dar la noticia de su renuncia a una parte de la herencia que le pudiera corresponder de su padre Juan Carlos de Borbón y Borbón, y lo primero que se le viene a uno a la cabeza, es que la única acción digna de esta persona que ostenta por herencia la Jefatura del Estado, es que renunciara a esa herencia política franquista y que abdicara para abrir camino a la proclamación de la ansiada República, la cual nos fue arrebatada a sangre y fuego mediante  el  golpe  genocida  del  fascista  Francisco  Franco, que siempre fue apoyado por la monarquía de los Borbones.

Descarga la declaración completa en un archivo

 La noticia, tal como se ha dado a conocer, es una absoluta hipocresía. Felipe VI se remonta al último robo conocido de su padre para justificar esa decisión, y pretende olvidar no solo el origen criminal de su presunta legitimidad, y toda la historia de atrocidades y latrocinios cometidos por su familia a lo largo de generaciones. Desde Felipe V que organizó y mandó las tropas que quemaron la ciudad de Xàtiva, pasando por personajes tan incapaces, inmorales y ladrones como Carlos IV, Fernando VII, Isabel II, o su abuelo Juan de Borbón que se ofreció como voluntario a Franco para bombardear desde el Crucero Baleares ciudades como Alacant o Cartagena, el rastro de la dinastía que representa Felipe de Borbón, solo tiene una forma de resarcirse: LA ABDICACIÓN

Juan Carlos de Borbón, llegó a la Corona con los bolsillos vacíos porque su abuelo, Alfonso XIII, gastó toda la fortuna que tenía en Suiza apoyando a Hitler, y desde ese momento no ha dejado de robar apoyándose en la impunidad absoluta que le otorga la Constitución a la persona que ostenta la Jefatura del Estado. Negocios con los oligarcas que mandan en este país, y también con la dinastía de Arabia Saudí, han permitido a este golfo que hoy parece caer en desgracia, amasar una fortuna de miles de millones de euros que tiene escondida en paraísos fiscales, y de la que también ha disfrutado y conocido su hijo a lo largo de su vida. Es evidente que con la renuncia, por parte de su hijo, a una parte de esa herencia fraudulenta no es suficiente

Exigimos la inmediata abdicación de Felipe VI, sin más condiciones, y que Juan Carlos sea juzgado por todas sus actuaciones delictivas y condenado con el mayor rigor.

No hay nada que pueda justificar la continuidad de esta monarquía cleptómana, REPÚBLICA YA

Sobre el momento elegido para la renuncia, es necesario decir que no puede haber más desvergüenza por parte del actual rey. Con el país en estado de Alarma, y las personas enfrentando la actual epidemia y recluidas en sus casas, este individuo tiene la inmoralidad de aprovechar la situación para soltar esta noticia a sabiendas que nadie puede salir a la calle a manifestar su repudio a la monarquía. Por ello hay que llamar al pueblo a que, una vez se levante el Estado de Alarma, salgamos a la calle a exigir JUSTICIA Y ABDICACIÓN. Su maniobra para engañar al pueblo es propia de su apellido y nos recuerda a aquel Fernando VII que, prometiendo falsamente acatar la Constitución, se preparaba para imponer el más tiránico régimen absolutista.

 

ABICACIÓN DE TODA LA MONARQUÍA DE LOS BORBONES POR LA REPÚBLICA SOCIALISTA DE CARÁCTER CONFEDERAL

Descarga la declaración en un archivo

 

El Secretariado Político del Comité Central del PCPE, ante la declaración del Estado de Alarma por parte del Gobierno, emite la siguiente DECLARACIÓN:

 

  1. Un gobierno al servicio del capital, no al servicio de las personas

La declaración del Estado de Alarma por parte del Gobierno de Pedro Sánchez es una respuesta desesperada, y en buena medida ineficaz, ante la constatación de la incapacidad del sistema político y social español para responder a las exigencias que se derivan de la crisis sanitaria que vive el país por la extensión del Covid-19.

Hasta el día de hoy este gobierno, y todos los mecanismos de poder juntos con él, han actuado sometidos a las exigencias de los intereses de la patronal y del capital financiero. Por ello no se han cerrado los centros masivos de trabajo, cuando la lógica sí ha llevado a cerrar el sistema educativo y las actividades que reúnan a determinado tamaño de grupos de personas. A la clase obrera se le mantiene en contacto directo durante toda la jornada de trabajo completa sin que se haya decidido ni una sola medida de protección, más allá de algunos consejos de lavarse las manos o mantener una distancia prudente. No se han implementado protocolos de higienización en los centros de trabajo, no se han cerrado centros de trabajo masivos que carezcan de garantías sanitarias, no se ha establecido un seguimiento eficaz de detección de síntomas de carácter universal, que sería fundamental para limitar las infecciones.

 Descargar declaración en un fichero.

  1. Un gobierno incapaz de tomar decisiones consecuentes

El gobierno no ha concretado ni una mínima metodología de detección y seguimiento del proceso de transmisión del virus. El sistema sanitario público se muestra incapaz de gestionar esta situación, se agotan las capacidades y se remite a que las personas que tengan síntomas se confinen en sus propias casas sin ningún tipo de atención médica personalizada. Los domicilios, y las residencias geriátricas, se convierten en focos de contaminación de todo el grupo familiar, puesto que no se ofrecen otros lugares distintos para pasar la cuarentena.

Esta situación impide el conocimiento detallado y el control del proceso de difusión de las infecciones y, por tanto, el sistema sanitario no dispone de medios para acotar, corregir y aislar los nuevos focos de infección. Tan solo cuando la situación adquiere una dimensión de graves daños y afecciones colectivas es cuando llegan las intervenciones, cuando una detección temprana y puntualmente localizada sería la vía más eficaz para combatir la enfermedad.

Al mismo tiempo ciertos sectores de la población empiezan a protagonizar conductas insolidarias, acaparamiento, desplazamientos geográficos y otros tipos de prácticas temerarias de riesgo. La sociedad capitalista individualista, insolidaria y consumista es una sociedad enferma que deja en evidencia sus grandes miserias en esta situación.

No necesitamos una declaración de Estado de Alarma, lo que el pueblo necesita es un Estado y un sistema político que, desde el primer momento y en toda situación, velen de forma absolutamente prioritaria por la salud del pueblo como derecho humano fundamental, sin ningún otro tipo de condicionantes.

 

  1. Décadas de aplicación de políticas económicas neoliberales dejan al pueblo indefenso

En un Estado donde los servicios sociales están profundamente debilitados y, sólo como ejemplo, en la mayoría de comunidades autónomas el tiempo de espera para el médico de asistencia primaria supera las dos semanas, cualquier emergencia social sobrevenida se convierte en un reto imposible de afrontar. Se les reclama una entrega heroica a las y los profesionales sanitarios, pero lo que debieran es estar trabajando todos en el sistema sanitario público español y no verse en la obligación de sobrevivir en el privado o emigrando como han hecho 8.395 enfermeras en los últimos 10 años según fuentes del Consejo General de Enfermería. Frente a este dato incontestable, que refleja el desmantelamiento de los siempre limitados servicios sociales en España, destaca el

dato de que en los últimos 5 años se ofertaron 12.521 plazas para Policía Nacional. La prioridad represiva del Estado queda patente con este dato.

 

En esta situación, los hospitales lejos de tener posibilidades de aplicar protocolos eficientes, enfrentan dificultades para mantener al personal sanitario a salvo del contagio. Aumentando más la presión que estos profesionales sufren hoy para responder a las demandas sociales.

 

  1. La aplicación de las medidas del Estado de Alarma tiene un profundo lastre

  1. La prioridad absoluta de la propiedad privada obligará al Estado a desembolsar fuertes sumas de dinero público para usar las instalaciones sanitarias privadas, ofreciendo el servicio que esos "hospitales", no solo se niegan a dar salvo previo pago, sino que, además, deniegan las compañías privadas de asistencia sanitaria

  2. La incapacidad del Estado para recurrir al uso del Big data, así como todos los medios que hoy ofrecen los avances científico-técnicos para ponerlos al servicio de las necesidades del Pueblo, demuestra que en el Estado burgués, todos estos avances sólo existen para el servicio de los monopolios para el desarrollo de sus negocios, y para una mayor alienación y control social

  3. La dictadura de los monopolios, y su ideología reaccionaria impuesta con todo tipo de violencias, ha mantenido un ataque continuado contra la conciencia de la clase obrera y los valores generados por ésta en décadas de luchas heroicas. Llevando, hoy, a una pérdida de referencialidades sociales de la misma clase obrera y a la imposición de valores egoístas fundamentados en la insolidaridad, el consumismo y la competitividad. Por ello la sociedad capitalista española vive hoy en una "ley de la selva", que propicia crecientes escenas de incivismo como son el delirante acopio, y, sobre todo, la usura estraperlista de unos sectores de la burguesía acomodada dispuestos a enriquecerse aprovechando la ocasión, a costa de las necesidades del pueblo en esta emergencia social.

 

  1. Esta pandemia se sumará a la crisis económica que ya estaba en proceso

La indudable dificultad económica que acarrea esta crisis sanitaria, para nada será la causa determinante del nuevo ciclo de creciente crisis económica en el que entramos. Solo será un factor añadido al desarrollo del nuevo ciclo acelerado de la crisis estructural del sistema capitalista en nueva crisis de sobreproducción que hará estallar todas las nuevas burbujas financieras creadas tras 2008

 

  1. El desarrollo social exige el avance hacia la sociedad socialista

El sistema capitalista se muestra un obstáculo para gestionar esta crisis sanitaria. En estos días determinados portavoces están planteando el seleccionar la atención y los medios entre las personas afectadas, despreciando a aquellas que tienen menos posibilidades de sobrevivir, un auténtico darwinismo social de carácter fascista. La patronal está ya tratando de aumentar sus ganancias a costa de especular con las necesidades urgentes de esta situación.

Comparativamente, mirando al Estado y la sociedad china, vemos un ejemplo de la diferencia entre la gestión del gobierno de la República Popular y el modelo social que la burguesía española nos impone. Queda evidente la superioridad de un sistema que conserva aún un grado de economía planificada, cuyas raíces arrancan de un proceso de revolución socialista, y que les ha permitido resolver exitosamente la emergencia sobrevenida de este nuevo coronavirus. Una sociedad donde el sistema económico de planificación ha hecho posible el cierre de fábricas y la participación de los trabajadores en el control de la crisis, una sociedad que también ha dado un alto protagonismo a la participación de las organizaciones de barrios y centros de trabajo, disponiendo de una utilización generalizada del Big Data, de sistemas de Inteligencia Artificial y de la última tecnología del 5G, al servicio del pueblo lo ha hecho posible.

Hoy el altísimo desarrollo de las fuerzas productivas mundiales, así como la internacionalización que se corresponde a tal desarrollo histórico, convierten a las relaciones capitalistas de producción en un obstáculo para responder a las demandas sociales de esta nueva fase de desarrollo de la Humanidad. El tránsito a la sociedad socialista es una exigencia y una necesidad del momento presente, y todas nuestras fuerzas se han de orientar en esa dirección, para abreviar todo lo posible el estado de necesidad y las carencias que el capitalismo no tiene ninguna posibilidad de resolver.

 

Por ello el PCPE, ante la ineficacia de las políticas de gobierno, y para responder en lo inmediato a la situación actual, exige la aplicación urgente de las siguientes medidas:

    • Nacionalización de todo el sector sanitario

La urgencia social de la crisis sanitaria impone de forma urgente: La nacionalización de todo el tejido sanitario existente en España y, consecuentemente, acabar con la sanidad privada y los conciertos económicos con ella

 

    • Control de precios e intervención

Control de precios de todos los productos de primera necesidad, sancionando con las máximas multas posibles la usura y el desabastecimiento por acumulación

 

    • Organizar la participación del pueblo

Propiciar la participación social de las organizaciones populares en Consejos Vecinales, que ayuden a las autoridades sanitarias y alimentarias a organizar el día a día en la vida de los barrios

 

    • Cierre de los centros de producción masivos

Cierre inmediato de los centros de producción en las zonas de mayor intensidad de desarrollo de la enfermedad, por ahora Madrid, Murcia, Bilbao, …… Intervención de los Comités de Empresa, en coordinación con las autoridades sanitarias, para el seguimiento de la salud de los colectivos obreros, y la decisión del cierre de los centros de trabajo en cuanto se produzcan síntomas de la enfermedad, sin mayor tramitación administrativa.

 

    • Garantía del 100% de los salarios a trabajadores/as cuya actividad laboral se paralice

Es inadmisible que los ERTEs que propicie la crisis sanitaria, devengan en perdida de salario para los trabajadores y trabajadoras y que, además, consuman paro.

La crisis sanitaria ni puede convertirse en un trasvase de rentas al capital, ni la rebaja de las reivindicaciones de la clase obrera. La exigencia del FMI para renunciar en "estos momentos" a la exigencia de la derogación de la contrarreforma laboral marca con claridad por donde van las intenciones de la patronal y de las organizaciones imperialistas.

El Plan de Contingencia que viene preparando el Estado únicamente atiende a las empresas. Exigimos un Plan de Contingencia que, sin consumir desempleo, asegure el equivalente al SMI a todos los trabajadores y trabajadoras fijos, fijos discontinuos o eventuales que pierdan su empleo por la crisis sanitaria. Igualmente solución para quienes trabajan en régimen de autónomos

 

    • Paralización inmediata de los gastos en compra de armamento

La emergencia social y económica exige la inmediata denuncia y paralización de todos los contratos relativos a la adquisición de armamento. Igualmente debe quedar paralizadas todas las misiones militares de España en el extranjero y la realización de maniobras militares. En concreto el PCPE exige la suspensión inmediata del operativo de la OTAN denominado Defender-Europe 20

 

    • Asignación inmediata de ayudas económicas sociales

Creación de un fondo de ayuda directa a los sectores de ingresos más bajos, situaciones de paro, hogares sin recursos, juventud en paro prolongado, mujeres con cargas familiares, etc. que garantice el acceso a los gastos vitales mínimos. Prohibición del corte de suministros de agua, luz y calefacción a estas personas.

 

LLAMAMIENTO:

 

El SP del CC del PCPE llama a las organizaciones del movimiento obrero y popular a:

  • Apoyar las medidas inmediatas arriba expuestas, y a convertirlas en bandera de movilización y lucha en la actual situación.

  • Desarrollar acciones individuales y colectivas de todo tipo para reforzar la solidaridad, la ayuda y el reparto de todos los medios a nuestro alcance para que estén disponibles para quienes tienen mayor necesidad de ellos.

  • Realizar un profundo debate social para que las ideas del cambio hacia un modelo social justo e igualitario vayan arraigando como una necesidad urgente para responder a las necesidades de la mayoría social.

 

PAN, TRABAJO Y JUSTICIA SOCIAL PARA EL PUEBLO TRABAJADOR POR EL CAMBIO SOCIAL, POR LA SOCIEDAD SOCIALISTA Y EL COMUNISMO

Descargar declaración en un fichero.

 

Las protestas del pueblo del Chile contra las políticas de explotación y expolio, promovidas por el gobierno de Piñera, que han llevado al empobrecimiento extremo de la clase obrera chilena, están siendo respondidas por ese gobierno criminal, de nuevo, con el ejército en la calle disparando contra el pueblo chileno.

Las informaciones gráficas testimonian ejecuciones sumarísimas en las calles por parte de los sicarios del capital, vestidos de uniforme. Nuevamente la burguesía chilena recurre al ejército para reprimir con la mayor violencia la legítima lucha del pueblo chileno contra las políticas del gobierno. Un gobierno criminal que asesina al pueblo para defender las ganancias del capital financiero y los monopolios chilenos, en connivencia con el capital imperialista internacional.

El PCPE denuncia también el silencio cínico de los partidos burgueses en España, desde los fascistas de Vox, hasta los reformistas de PODEMOS, pasando por todo el arco parlamentario, que asiste impasible a esta brutal represión y a los asesinatos en frío que realizan las fuerzas mercenarias del ejército chileno. Los dirigentes de esos partidos tienen la misma responsabilidad criminal que tiene el mismo gobierno de Chile.

El PCPE expresa su más firme apoyo a la legítima lucha del pueblo de Chile, al Partido Comunista de Chile y a todas las fuerzas obreras y populares que protagonizan heroicamente las luchas contra ese gobierno de sátrapas que encabeza el sicario Piñera.

La lucha del pueblo de Chile, que ayer enfrentó con heroísmo ejemplar la dictadura de Pinochet, será hoy hasta la victoria, y el PCPE estará a su lado en todo momento.

Justicia para la clase obrera chilena. Que los asesinos respondan ante la justicia del pueblo. Ningún asesinato sin respuesta. Toda la lucha del pueblo contra los sicarios del capital y sus capataces hasta derrotarlos.

 

Viva la lucha de la clase obrera chilena!!!

Descargar comunicado

El Partido Comunista de los Pueblos de España manifiesta su solidaridad con el Partido Comunista Colombiano, la unión Patriótica y el partido FARC después de conocer de los atentados y amenazas sufridos en horas de la madrugada del viernes 11 de octubre.

Los hechos:

A las 00:05 del viernes 11 de octubre "presuntos desconocidos" efectuaron disparos y lanzaron una bomba incendiaria contra la sede central del PCC y de la UP en Bogotá, dejando un panfleto con una calavera y el texto “REGRESAMOS”.

Minutos después, la cercana sede del partido FARC, sufrió un ataque consistente en la destrucción de la propaganda electoral de su fachada, encontrándose el mismo panfleto amenazante.

Ante estos ataques, el Partido Comunista de los Pueblos de España manifiesta:

Nuestra absoluta solidaridad, basada en los principios del internacionalismo proletario, con el Partido Comunista Colombiano, la UP y el partido FARC.

Responsabilizamos al Estado colombiano de este ataque, quien, de forma cínica, por un lado, dice proteger a líderes sociales, políticos y excombatientes; pero por otro lado genera discursos, protege y alienta grupos paramilitares que en los últimos meses han asesinado de forma sistemática cientos de líderes sociales y excombatientes. Hoy en Colombia se puede hablar, sin lugar a duda, de que está en marcha un genocidio político como el ocurrido contra la UP en los años 80 y 90.

Este ataque es la primera expresión de la refundación del grupo paramilitar Autodefensas Unidas de Colombia anunciada el 5 de octubre pasado. Si bien, teóricamente las AUC fueron formalmente desmovilizadas por el gobierno de Uribe, las organizaciones paramilitares nunca dejaron de operar bajo diversas marcas-franquicia, que actuaban en coordinación con el ejército, narcotraficantes, terratenientes, empresarios y caciques políticos.

El acuerdo de paz firmado en La Habana contemplaba el desmonte del paramilitarismo, desde la firma del acuerdo, no sólo no se ha realizado por parte del Estado ninguna acción encaminada a desmontar esas estructuras, al contrario, su accionar se ha multiplicado y han actuado bajo la protección del ejército y de la policía. Grupos como las Águilas Negras, los Rastrojos, Autodefensas Gaitanistas o Clan del Golfo han extendido el terror por toda la geografía colombiana y han incursionado en el territorio de la República Bolivariana de Venezuela en el marco de la estrategia de desestabilización y golpe de Estado contra el proceso revolucionario bolivariano. En este sentido cabe denunciar que en el comunicado en el que se anuncia la refundación de las AUC, éstas comunican que sus operaciones también se dirigirán contra la República Bolivariana.

El Partido Comunista de los Pueblos de España llama al conjunto de organizaciones políticas, sociales y sindicales a solidarizarse activamente con el pueblo colombiano, especialmente con las expresiones del campo revolucionario y popular que están siendo víctimas de un genocidio político.

                                                                       Madrid, 12, Octubre, 2019 

 Descargar comunicado

01 de Octubre 2019

Por las Pensiones Publicas

Escrito por

La Coordinadora Estatal de Pensionistas (COESPE) ha convocado, para el próximo día 16 de octubre, una concentración en Madrid de todos los pensionistas y jubilados, convocatoria que debe ser extensible a todas las trabajadoras y trabajadores en activo y demás sectores de la sociedad afectados por las intenciones de recortes en estos momentos, privatización en un futuro inmediato.

La clase obrera y capas populares deben luchar codo con codo en la defensa de unas pensiones públicas y justas. No podemos dejarnos embaucar por las propuestas y ofertas que los diferentes gobiernos al servicio del capital nos sitúan, con las que pretenden hacer creer que garantiza nuestras pensiones una vez jubilados.

Planes privados, contingentes de ahorro, mochila austríaca etc, todas ellas de carácter individual y dependientes de la capacidad de ingresos de cada uno de nosotros, Ejemplo: un directivo de una entidad bancaria o empresarial ingresa de media en su plan de pensiones de 100.000 a 1.000.000 € anual, un trabajador con un salario de 1.300 € mes de 600 a 1.200 € anuales, con una fácil ecuación hallaremos la cantidad a percibir por año una vez hayamos ingresado durante 30 años, el resultado es una cantidad liquida con las que jamás podríamos sobrevivir.

Es el estado el que debe garantizar nuestras pensiones de jubilación o discapacidad. No podemos caer en el error, producto este, de una perversa manipulación de que cobramos aquello que ingresamos, esto es falso, nuestras pensiones son el producto de las rentas de nuestro trabajo, es el plus valor generado por el trabajo productivo de millones de obreras y obreros lo que garantiza el que el estado pueda disponer del dinero suficiente para hacer funcional la maquinaria del aparato.

Los presupuestos generales son los que distribuyen las cantidades que corresponden a cada estructura pertenecientes al estado. Es a través de estos presupuestos generales como se destinan más de 26.000 millones de € al ejército, 13.000 a la iglesia…. deberíamos hacernos la pregunta de dónde se recaudan estas cantidades u otras. Es con el dinero fruto de nuestro trabajo con el que se rescatan las empresas privadas para sanearlas y volver a poner en manos de las mismas empresas con diferente CIF, como más significativas, pero no únicas, el rescate bancario, rescate autovías, castol, estas nada más suman más de 80.000 mil millones de €. Esto sumado a las cantidades mencionadas anteriormente más alguna otra partida vergonzante hacen un montante de vértigo.

Los hay que nos quieren hacer creer que el sistema de pensiones publico perteneciente este a la Seguridad Social ha hecho crac, que ya no se mantiene. Podemos afirmar que lo que ha fracasado en términos de clase, es el modelo impuesto por la burguesía con él se pretende favorecer al capital. Un modelo que diseña una estructura de cobros y pagos sujetos al ingreso por cotización individual, lo que trascurrido un tiempo como no puede ser de otra manera entra en crisis debido a que este modelo pretende pagarnos la pensión con el ingreso individual que hayamos podido generar, para lo que se crea una <hucha> y el organismo que la regula, el Pacto de Toledo.

Los gobiernos pretenden gestionar la Seguridad Social como un ente aparte de la estructura del estado. En las últimas décadas con los gobiernos del PSOE-PP y sus aliados parlamentarios se ponen en marcha diferentes reformas que tienen como objetivo el que la S.S sufra un colapso <multifacético> con estas leyes se pretende hacer creer que la S.S es una carga insoportable para el estado y que sería más viable su gestión privada para así paulatinamente encaminarse a la privatización. Y es aquí la razón de porque los gobiernos de la burguesía deciden que algunas de las pensiones pasaran a ser dependientes de la S.S, llevar a la quiebra a esta reportaría miles de millones a las entidades privadas.

El PCPE tiene un programa político con el que garantizar que todos los millones de pensionados actuales y a futuro perciban una pensión que garantiza el tener cubiertas todas las necesidades vitales de un ser humano el cual ha empleado la mayor parte de su vida a trabajar. Programa que establece la Jubilación a los 60 años y 55 las profesiones consideradas nocivas, asistencia sanitaria y medicinal completa y gratuita, atención social cubierta en todas sus necesidades.

Este programa solo podrá ser realidad con la derrota de los gobiernos de la burguesía y sus aliados. Es necesario que la clase obrera y capas populares sean dueños de su presente y futuro, que la independencia y unidad de clases haga posible una realidad diferente. Nuestra lucha, unidos como clase obrera es lo que determina nuestras vidas.

El PCPE te hace un llamamiento para que el día 16 de octubre acudas a Madrid en defensa de las Pensiones Públicas, la defensa de estas es la defensa de un futuro mejor.

 

Juan J. Sánchez

Con el título La lucha contra la opresión de la mujer en el marco de la lucha de clases el PCPE celebra los días 22 y 23 de junio de 2019 esta importante conferencia, que nos permitirá seguir avanzando en la organización y la lucha de las mujeres trabajadoras en todos nuestros territorios.

Las tesis que conforman esta conferencia giran en torno al objetivo de comprender cómo la dinámica de acumulación capitalista sigue produciendo, reproduciendo, transformando, renovando y manteniendo relaciones jerárquicas y opresivas, pero no como meros mecanismos puramente económicos y automáticos. Entender como el patriarcado, y su base material la división sexual del trabajo, es transversal a las clases sociales dividiendo la sociedad en función del sexo, que construye cultural y socialmente los géneros con obligaciones y tareas jerárquicas. Esto mantiene y refuerza relaciones de poder y explotación, impactando de manera más brutal a las mujeres trabajadoras, que soportan el peso múltiple de la explotación de clase, opresión, subordinación, discriminación de género, el racismo y el sexismo.

Estas tesis se han visto enriquecidas con el debate que se ha llevado a cabo en todo el Partido y sabemos, que lo serán aún más en el desarrollo de la conferencia.

En la actual fase de construcción del Partido y la agudización de la lucha de clases, es absolutamente necesario reconocer cuáles son las causas por las que las mujeres no militan en el PCPE, analizar el papel del patriarcado en el capitalismo, que filtra cualquier aspecto de nuestra vida, también la vida partidaria. Si como comunistas no somos capaces de reconocer esta influencia, analizarla y desprendernos de ella, nunca seremos el partido que necesitan las mujeres trabajadoras. Si entendemos cómo funciona el binomio patriarcado y capital y las condiciones de vida que impone a la clase y aplicamos un programa político para combatirlo, construiremos un instrumento de lucha al que se incorporen las mujeres trabajadoras, la mitad de la clase obrera. Necesitamos la fuerza revolucionaria de las mujeres trabajadoras, sólo así seremos el Partido de la clase obrera.

Página 1 de 6