Actualidad

El pasado 14 de febrero se celebraron las elecciones al Parlament de Catalunya, elecciones convocadas tras la inhabilitación del President Torra en la enésima demostración del carácter abiertamente represivo del estado español. 

Los resultados de estas elecciones han estado condicionados por el alto nivel de abstención (sólo ha participado el 53% del electorado) y por la pandemia sanitaria. Los partidos independentistas han obtenido por primera vez en la historia un resultado superior al 50%, y a la espera de la conformación del nuevo gobierno, lo que queda claro, es que la fracción dominante de la burguesía nacionalista catalana por la vía independentista para la gestión de sus intereses de clase. 

En cualquier caso, no nos engañemos, no se abre ningún futuro esperanzador para el pueblo y la clase obrera catalana, ni en términos nacionales ni de clase. La fórmula de la burguesía catalana para superar la nueva crisis estructural del capitalismo será exactamente las misma que la empleada en el resto del estado: privatizaciones en sanidad, educación y servicios sociales (no es casual que Catalunya tenga más camas hospitalarias en los hospitales  privados que en los públicos); la pobreza y la precariedad generalizada e intensificada sobre la juventud, las mujeres trabajadoras y la población migrante en medio de un contexto de creciente desvalorización de la fuerza de trabajo; la pérdida de derechos laborales y la promoción de la extrema derecha y el fascismo para contener el avance del movimiento obrero y popular, entre otras.

Las legítimas aspiraciones nacionales del pueblo catalán no se verán satisfechas dentro del capitalismo, de la Unión Europea, del Euro y de la OTAN. El derecho de autodeterminación está totalmente confrontado con los intereses de la gran oligarquía del estado español y con el modelo de estado monárquico, que no permitirá la segregación del mercado nacional bajo ninguna circunstancia. La represión a todos los niveles, es la única solución que propone el capitalismo español, ya venga gestionado por la nueva y vieja socialdemocracia o por los partidos liberales.

En este escenario de guerra abierta contra la clase trabajadora y los sectores populares, hay que destacar la prohibición de participar en las elecciones al Partit Comunista del Poble de Catalunya, habiendo presentado su candidatura a las 4 circunscripciones electorales catalanas ajustándose a todos los requisitos exigidos aportando más de 150 candidatos y candidatas, excepto en lo referente a la recogida del aval del 0.10% del censo electoral. Recogida de cerca de 7.000 avales que, en medio de la tercera ola de la pandemia, hubiese puesto en grave riesgo al conjunto de la militancia y simpatizantes del Partido y de la Juventud, así como al conjunto del pueblo catalán, y por eso, por la responsabilidad sanitaria y social con las que siempre actuamos los y las comunistas,  no los recogimos.

La única alternativa para el conjunto de la clase obrera y los sectores populares de Catalunya y del estado español, pasa por la organización y la lucha por sus intereses como clase, reforzando las filas del Partido Comunista de los Pueblos de España y del Partit Comunista del Poble de Catalunya, apoyando con su afiliación al sindicalismo de clase, participando en la asamblea del barrio o luchando codo con codo en la plataforma feminista más cercana. 

El PCPE y el PCPC apostamos por la construcción de una república que lance al basurero de la historia la arcaica, ladrona y antidemocrática institución de la monarquía. Una república construida sobre la base del libre ejercicio del derecho a la autodeterminación del conjunto de pueblos y naciones que conforman el estado español. Y por último, una república donde sea la clase obrera la que ostenta el poder del estado. 

¡Por la República Socialista de carácter confederal!

El ingreso en prisión del compañero Pablo Hasél deja bien patente la naturaleza reaccionaria de este Estado resultante del periodo histórico denominado “Transición” que no fue más que una traición contra el pueblo trabajador perpetrado por el pacto entre oportunistas y franquistas.

Nuevamente la Judicatura ha retratado su “independencia” y muestra, bien a las claras, la inexistencia de la separación de poderes en el actual Estado, instrumento que condensa toda la violencia de la burguesía monopolista contra la clase obrera, instrumento esencial para el ejercicio de la dictadura que los monopolios imponen en este país desde hace décadas. Un largo listado de sentencias judiciales favorables y/o tolerantes con todo tipo de formas de la violencia del Estado contra el pueblo y la clase obrera, ratifican esta afirmación de forma inobjetable. Como ejemplo elocuente, por su actualidad, se puede citar el del recientemente fallecido torturador y asesino General de la Guardia Civil Rodríguez Galindo, quien a pesar de sus criminales acciones tan solo pasó en prisión, en condiciones privilegiadas, una mínima parte de su condena y, además, siguió participando en las actividades de la Guardia Civil, y a su muerte recibe homenajes sin que éstos sean perseguidos por instancia alguna.

El encarcelamiento de Pablo Hasél expresa la putrefacción del Estado español, que no soporta ya ni tan siquiera unas canciones críticas, y que necesita reprimir esa actividad cultural comprometida socialmente, ante el riesgo que le supone su capacidad de influir en las posiciones de descontento de sectores cada vez más amplios del pueblo.

En esta situación, en la que el capitalismo español se adentra en una nueva etapa de reducción de salarios e incremento de la tasa de explotación, como única salida a sus actuales dificultades para mantener el proceso de reproducción ampliada del capital,  todo el aparato coercitivo del Estado se apresta a una nueva escalada en el ejercicio de su violencia de clase contra la clase obrera y contra los sectores populares para, con su terror, tratar de mantener la paz social que legitime su brutal dictadura. 

Este capitalismo bárbaro es consciente de que el progresivo empobrecimiento de la clase obrera, y el aumento incesante de los sectores condenados a la exclusión y a la marginalidad social generará, antes o después, una respuesta de masas que confrontará con su parasitario sistema. Por ello se apresta a tratar de sofocar cualquier inicio de respuesta social, para “ahogar al niño en la cuna”. Pero sus desesperados intentos están condenados, inexorablemente, al fracaso.

Estos pasados días hemos visto la “razia” realizada por la Policía Nacional en Linares (Jaén), actuando como una mara ultraviolenta, seguida del silencio cómplice y servil del Gobierno, retratando a las fuerzas y cuerpos represivos del Estado. Auténticas fuerzas de choque contra las luchas obreras y populares, que actúan con total impunidad, y que son una amenaza para la misma vida de quienes, de forma activa, luchamos por la libertad y la justicia social.

Son todos ellos intentos inútiles de la clase dominante. La fuerza del pueblo organizado en lucha por sus derechos es imparable e invencible. No hay bastantes prisiones para encerrar las ansias de libertad de la clase obrera combativa.

La lucha continuará, por la libertad de Pablo Hasél y, también, contra quienes someten a la mayoría social, a la clase obrera, a unas condiciones de vida y de trabajo cada día peores, al paro, las privatizaciones, y las guerras imperialistas. La lucha es contra la dictadura de los monopolios, contra el imperialismo, contra la monarquía y sus lacayos, contra el gobierno de coalición socialdemócrata, y contra la barbarie de los cuerpos represivos y un Estado criminal. O ellos, o nosotros.

El presente es de lucha, el futuro es nuestro.

El PCOE y el PCPE llaman a la más amplia y activa solidaridad con Pablo Hasél, por su libertad, y por la libertad de cualquier preso político. Solo la lucha nos dará la victoria.

 

¡LIBERTAD PARA PABLO HASÉL!

POR LA REPÚBLICA SOCIALISTA, ABAJO EL GOBIERNO BURGUÉS

SOLO EL PUEBLO ORGANIZADO DEFIENDE AL PUEBLO

 

El 8 de febrero de 2021, tras 97 años de una intensa y ejemplar vida, nos dejó la camarada Isabel. Acompañada de su “célula familiar,” como tanto les gustaba decir a ella y a su compañero Francisco Rey “Moncho”. Isabel Argentina Álvarez Morán se ha ido con el cariño de todas las personas que tuvimos la fortuna de cruzar nuestras vidas con ella.

Militando con Isabel, hablando con ella y leyendo su autobiografía, conocimos a una comunista que durante toda su vida fue, ante todo, un ejemplo de honesto compromiso con la causa revolucionaria. Una comunista representativa de esa generación forjada en los más altos valores de la lucha internacional de la clase obrera y para la que jamás hubo límites que condicionaron su decisión de Victoria y su compromiso inquebrantable con el Partido. 

Vinculada desde un principio al PCE (VIII y IX Congreso) rompió muy pronto con el eurocomunismo y, desde la lejana Cuba revolucionaria, tuvo un papel fundamental en la construcción del PCPE y en el desarrollo organizativo y político del Partido, siendo nuestra representante en Cuba mientras la salud se lo permitió.

Nacida en Asturias emigró con sus padres a Argentina. Después marchó con su hermana pequeña a la URSS como una niña más de la guerra y sobrevivió al cerco de Leningrado resistiendo heroicamente los 900 días de asedio de la máquina de guerra nazi. Hambre, frío y bombas no doblegaron al pueblo de Leningrado; tampoco a Isabel. Por segunda vez el horror del fascismo marcaba su vida; la primera fue en su querida España obrera y republicana.

De su vida en la URSS y del ejemplo de esa sociedad de hombres y mujeres libres que tanto hizo por el exilio español, naturalizó, para siempre, los mejores valores de la tradición bolchevique y el compromiso consecuente con los principios del marxismo-leninismo. Su militancia en el Partido Comunista fue expresión práctica y coherente de su compromiso insobornable con la concepción científica revolucionaria. 

La vida le llevó como traductora con las brigadas soviéticas a la Cuba revolucionaria y a unir su vida con Moncho, el guerrillero incansable que de su Galicia natal, cruzó a Francia y después por orden del Partido y llevando a su pequeña Lina, marchó a Cuba a ayudar a combatir a los bandidos contrarrevolucionarios que en el Escambray golpeaban a la Patria de Maceo, Martí, Pablo de la Torriente, Haydee, Vilma, Fidel, Raúl y el Che.

Cuba, su tercera Patria, le permitió vivir plenamente la Revolución. Su honestidad, su firmeza, y su capacidad para sumar sus propios esfuerzos y capacidades a un proyecto colectivo común, fueron expresión de la más firme cultura revolucionaria, de la confianza en la clase obrera internacional, y en el pueblo, como sujetos de la construcción de la nueva sociedad que liberará a la Humanidad de la barbarie capitalista. 

Su condición revolucionaria se expresó siempre en el compromiso con la Nueva Sociedad, el hombre y la mujer nueva; primero en la Unión Soviética y luego en la Cuba revolucionaria que tanto amó. 

Isabel Álvarez Morán deja muy alto el listón de la lucha por la sociedad socialista y el comunismo. Es un ejemplo que será una guía para la lucha diaria del PCPE.

Julio Díaz 

Secretario General del PCPE, en nombre del CC y de toda la militancia del PCPE y la JCPE.

 

El pasado 28 de enero, la Audiencia Nacional comunicó al rapero Pablo Hasél que deberá ingresar en prisión en el plazo de diez días por el delito de enaltecimiento del terrorismo, injurias a la Corona e injurias a las instituciones del Estado. Teniendo en cuenta otros procesos judiciales que el compañero tiene aún abiertos, puede llegar a acumular 20 años en las prisiones del estado, convirtiéndose así el primer rapero encarcelado en Europa. 

La represión sobre Pablo Hasél es un aviso a navegantes, para que nadie que pretenda ejercer libremente sus “derechos formales democráticos” bajo este sistema criminal piense que no le puede pasar exactamente lo mismo.

En un momento como el actual, donde la crisis de sobreproducción del capitalismo viene agudizada por la crisis sanitaria de la COVID-19, la oligarquía de este país lo tiene bien claro. La acumulación de ganancias está por encima de la salud y de los derechos de la clase obrera y las capas populares. Cualquier atisbo de resistencia contra el proceso de acumulación de capital será criminalizado.  

En este caso, el “delito” del compañero ha sido denunciar el robo sistemático al que nos someten los Borbones, algo que ni es nuevo ni es secreto. Juan Carlos I  “el exiliado” se encuentra en su idílico retiro de Abu Dabi. Y mientras el “emérito”  se encuentra plácidamente con los amigos que le “gratificaron” por “sus servicios”, no se hace el menor movimiento para proceder contra él, no ocurriendo lo mismo con aquel que denuncia lo que se ha demostrado, teniendo que entrar en prisión por el simple hecho de relatar en sus canciones lo acontecido. 

Queda claro que la “sacrosanta” institución de la Monarquía es la piedra angular sobre la que se construye el bloque dominante en el estado español. Cualquier crítica contra la arcaica institución es reprimida de manera ejemplar como ya pasó con el secuestro de la revista “El Jueves”, Arnaldo Otegui o con el rapero Valtonyc. La libertad de expresión en el reino borbónico está muy maltrecha y,  si tiene que ver con la monarquía,  es inexistente. Quien pretenda ejercerla se verá ante los tribunales, en la cárcel o en el exilio.

El actual gobierno de la socialdemocracia de PSOE/UP seguirá vendiendo a su pueblo, a las obreras y obreros, a las trabajadoras y trabajadores, a los mismos opresores y asesinos de siempre, pues por más que se disfracen de izquierda, siguen siendo herramientas en manos del Capital, y cuando antes se declaraban antimonárquicos, ahora no dudan en inclinarse ante sus reyes y hacer oídos sordos a sus delitos, mientras legitiman la encarcelación de presos políticos y le niegan al pueblo la libertad de expresión. Porque hoy es la libertad de expresión, pero mañana será la libertad de reunión, pasado el derecho a la huelga y, finalmente, la persecución sistemática. Derechos todos ellos ya bastante mediatizados en  dictadura del capital, derechos formales y limitados en su ejercicio, y derechos que día a día se van restringiendo. Contra el represor y opresor capitalismo español sólo hay una respuesta: organizarse y luchar. 

Desde el Partido Comunista de los Pueblos de España queremos mostrar nuestra máxima solidaridad con Pablo Hasél, exigiendo la inmediata retirada de todos los cargos y archivo de los procesos pendientes contra el compañero, así como la anulación de las causas que motivan su  ingreso en prisión y hacemos un llamamiento a la lucha para impedir este encarcelamiento que sentará precedente y abrirá un camino que no dudarán en seguir con cualquiera que ose levantar la cabeza contra el terror y la represión del bloque monárquico-burgués del estado español.

¡PABLO HASÉL LIBERTAD!

¡AMNISTÍA Y LIBERTAD PARA TODAS Y TODOS LOS PRESOS  POLÍTICOS!

 

1. REPRESIÓN A PABLO HASEL Y PROHIBICIÓN GUBERNATIVA DE MANIFESTACIÓN EN MADRID

El pasado jueves, 28 de enero, la Delegación del Gobierno de Madrid, bajo la dirección del PSOE-UP, prohibió a última hora, y de forma arbitraria, la manifestación prevista para el 30 de enero en dicha ciudad, con el recorrido entre Cibeles y Puerta del Sol, en defensa de los servicios públicos, manifestación que tiene por consigna “NOS ESTÁN MATANDO”. 

Ese mismo día 28 de enero, Pablo Hasél recibió un requerimiento escrito de la Audiencia Nacional demandándole que ingrese voluntariamente en un centro penitenciario en el plazo de 10 días. El delito del rapero Hasél no es otro que denunciar públicamente hechos que son ciertos, como por ejemplo la enorme corrupción de la monarquía, y fundamentalmente Juan Carlos de Borbón, por el contenido de sus canciones, y por denunciar la naturaleza y esencia fascista del Estado español. 

Contrasta la prohibición que el Gobierno del PSOE-UP a través de su Delegación del Gobierno en Madrid hace con la autorización de manifestaciones de negacionistas y de la extrema derecha, que son la misma cosa, desfilando por las calles incumpliendo las normativas sanitarias, por no hablar de la efusividad que los manifestantes fascistas expresan para con las Fuerzas y Cuerpos Represivos del Estado. El Gobierno del PSOE-PODEMOS/IU-PCE impide que el tejido asociativo y popular de Madrid salga a las calles, le niega al pueblo trabajador su supuesto derecho a manifestación en defensa de la Sanidad y los Servicios Públicos, demostrando que en este país tienen derechos los fascistas pero no la clase obrera. No hemos de olvidar que hace unos días, este gobierno de PSOE-PODEMOS/IU-PCE escribió otra página ignominiosa solicitando al Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) de Estrasburgo que rechazase la demanda presentada por la familia de José Couso que denuncia a España de vulnerar el Convenio Europeo al archivar la Justicia española la causa penal por el asesinato del cámara.  

La Judicatura, la cual continúa controlada por los mismos apellidos que lo hacían en la época franquista, cuyas estructuras son las mismas con el cambio de su denominación, como la heredera del T.O.P., hoy llamada Audiencia Nacional, que persigue a un comunista y antifascista como Hasél por denunciar lo obvio y lo evidente, la  putrefacción de una monarquía que fue la fórmula empleada por el régimen franquista para garantizar que el Estado, tras la muerte del asesino Franco, mantendría su ideología fascista y, sin embargo, mira hacia otro lado ante las innumerables expresiones racistas y de odio expresadas por dirigentes de partidos fascistas, ante las loas efectuadas por amplios sectores del Ejército a la figura del dictador, por no hablar de la impunidad con las que algún alto mando del Ejército habla en términos de “asesinar a 26 millones de españoles” a la par que loan a Franco y defienden a VOX. 

Ese mismo día 28 de enero, el Gobierno recibió el apoyo (en forma de abstención) de la fuerza más abiertamente fascista del Parlamento, VOX, para convalidar el Real Decreto de Medidas urgentes para la modernización de la Administración Pública y para la ejecución del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia que establece las disposiciones generales para facilitar la programación, presupuestación, gestión y ejecución de las actuaciones financiables con los fondos europeos. Lo que en términos coloquiales son los 140.000 millones que “vendrán” de Europa, que serán repartidos entre los diferentes monopolios – Endesa, Iberdrola, Ferrovial, Inditex, etcétera – mientras será el pueblo el que pague dicha factura, pues el dinero que “viene” de Europa proviene en una gran parte en forma de créditos. A todo esto, la banca debe a los españoles unos 150.000 millones de euros que, por supuesto, no pagará. 

2. EL GOBIERNO DE COALICIÓN SOCIALDEMÓCRATA NO HACE OTRA COSA QUE GESTIONAR LA ACTUAL FORMA DE LA DICTADURA DEL CAPITAL

“Tanto en política exterior como en el interior, el imperialismo tiene por igual a conculcar la democracia, tiende a la reacción. En este sentido resulta indiscutible que el imperialismo es la ‘negación’ de la democracia en general, de toda la democracia, y no solo, en modo alguno, de una de las reivindicaciones de la democracia, a saber: la autodeterminación de las naciones”. Sin duda los hechos dan la razón a Lenin y calca a la perfección en “Sobre la caricatura del marxismo y el ‘economismo imperialista’” la situación mundial y del Estado español actual. Un Estado español, que al igual que el conjunto de instrumentos desde los que la oligarquía financiera impone su dictadura a nivel planetario, es profundamente antidemocrático, anticomunista, chovinista y criminal. Hoy la dictadura de la burguesía no se expresa de la misma forma que se expresaba con el capitalismo premonopolista, ni tampoco se expresa en términos de democracia burguesa pues la propia burguesía cada vez es menor, proletarizándose a pasos agigantados la pequeña y la mediana burguesía condenadas inexorablemente a la ruina, la concentración del capital en un puñado de manos, el bloque oligárquico-burgués, es mayor y, por tanto, al desaparecer la competencia de forma acelerada y estar entronizado el capitalismo monopolista, el imperialismo, ésta concentración también tiene su reflejo en la superestructura, en la dominación política del capital financiero y su férrea dictadura de clase.

Desde el Partido Comunista de los Pueblos de España (PCPE) y el Partido Comunista Obrero Español (PCOE) denunciamos el carácter antidemocrático del Estado español y expresamos nuestra solidaridad con el rapero Pablo Hásel, del que exigimos su libertad y rechazamos la sentencia condenatoria de unos tribunales de justicia en los que el Franquismo sigue presente y al mando. Denunciamos la esencia reaccionaria y traidora del Gobierno del PSOE-UP que tolera la movilización de los fascistas y demuestra que la clase obrera no tiene derecho ni tan siquiera a movilizarse en defensa de la sanidad Pública. Tanto el PCPE como el PCOE rechazamos la decisión adoptada por la Delegación del Gobierno de Madrid de prohibir arbitrariamente la manifestación convocada por 78 colectivos madrileños.  

3. LA CLASE OBRERA TIENE QUE LUCHAR A DIARIO PARA DEFENDER SUS DERECHOS Y LIBERTADES

En una situación de paro creciente, de rebaja incesante de los salarios, de aumento de la pobreza (incluso infantil), al tiempo que el Gobierno PSOE-UP se somete al dictado de los monopolios, ya sea en la gestión de la Covid-19, la compra de vacunas, el gasto en armamento, la traición al pueblo saharaui, o el pago de la estafa de Castor, la clase obrera está emplazada a levantar una estrategia propia para la defensa de sus derechos y libertades. Hay que acabar con las ilusiones del gobierno socialdemócrata y llevar a la clase obrera a una posición de organización de la contraofensiva. Porque la disyuntiva es entre ellos o nosotros, entre los monopolios y el pueblo. El pueblo no tiene otra alternativa que levantarse, luchar y vencer.

Únicamente la clase obrera organizada y dirigida en un sentido revolucionario, en una dirección de superación del capitalismo en su fase actual, en su fase putrefacta o de imperialismo, con el objeto de poner todos los medios de producción y el producto del proceso de producción en manos del pueblo, es capaz de cumplir esta misión. Democratizar la economía, es decir, imponer el socialismo, es el camino para una sociedad verdaderamente democrática. 

Pero para que la clase obrera cumpla con su misión histórica, para que la clase obrera se una y se organice en una dirección revolucionaria, en una dirección de ruptura con el imperialismo y la dictadura de la oligarquía financiera, es condición necesaria la unidad comunista.     

En este sentido hacemos un llamamiento a toda la clase obrera a situarse a la ofensiva ante los ataques de la actual dictadura del capital y, especialmente, a todas y todos los comunistas a unirse al proceso de unidad de acción comunista iniciado por nuestros partidos para fortalecerlo y poder dirigir a la clase obrera hacia la única salida que tenemos para conquistar una vida digna: La construcción del Socialismo. 

 

Madrid, 31 de enero de 2021

 

Desde hace años, coincidente con su puesta en funcionamiento, se ha venido denunciando  que la  Plataforma Castor, publicitada como la manera de gestionar la demanda energética de gas, no era más que una estafa y robo  de recursos públicos  para favorecer a los oligopolios energéticos a través de una instalación medioambientalmente insostenible y peligrosa en el mediterráneo enfrente de la costa castellonense de Vinaroz y el Delta del Ebro. 

Historia de un latrocinio anunciado

La construcción de la plataforma fue aprobada en 2008 con la presidencia de José Luis Rodríguez Zapatero, y puesta en funcionamiento en 2012, y la concesión se hizo al Grupo Escal UGS que dispone de una participación mayoritaria de la constructora ACS (67%), propiedad de Florentino Pérez, y una empresa canadiense (30%). El contrato contó con la asesoría y aprobación del entonces ministro de Energía, Miguel Sebastián, que imparte actualmente lecciones de gestión sanitaria en una famosa cadena televisiva.

Ya la construcción de la plataforma se había encarecido en más de un 89% respecto de su presupuesto inicial, pero, al finalizar la obra, el coste ya había ascendido a 1.700 millones, y la OCU pronostica una factura final de 4.731 millones por este desastre. Pero en 2014, un informe del Instituto Geográfico Nacional concluyó que los más de 500 seísmos que se habían producido en la zona se debían a las conducciones de la instalación, que no se habían tenido en la redacción de la concesión y del contrato que lo sustentaba.

Lo cierto es que nuevamente se demuestra que la socialdemocracia más “progresista” (Zapatero y Sánchez) también defienden los intereses generales de la oligarquía en el ámbito del régimen monárquico-burgués del estado español. Todos los episodios se han desarrollado a partir de y en medio de la crisis estructural del capitalismo. El año de la aprobación de la plataforma (2008) es cuando la crisis estalla; en 2012, los brotes verdes no deben impedir el faraónico proyecto; en 2021, el sector oligárquico tiene que recuperar un capital invertido sin ninguna posibilidad de ser rentabilizado. 

Gobernando a favor de la oligarquía

Como si  fuese una “Dana” (Depresión aislada en los niveles altos), los efectos y las consecuencias del “emprendimiento empresarial”   se han cebado contra el pueblo. El principio fundamental en el capitalismo es que (como dice el refrán), ¡la “banca” gana! En medio de la difícil situación sanitaria y social que la pandemia de la Covid-19 está causando al pueblo trabajador, el gobierno del PSOE/UP se emplea en gobernar  al servicio del capital socializando las pérdidas a beneficio de los monopolios y la banca.  Mientras hablan de “escudo social”  en un decreto social,  tienen el cinismo de entregar 1300 millones de euros  para favorecer a “sus amigos”, a los de siempre, a los que explotan, a los que despiden, a los que empobrecen, a los que precarizan, a los que gastan ingentes cantidades en armamento militar, a los que promueven guerras, a los que persiguen a los emigrantes, a los golpistas…, es decir, ¡a la oligarquía!, ¡al imperialismo!, ¡a la UE!, ¡a la OTAN!

Es un ejemplo más de que la dicotomía economía/salud es una cuestión de voluntad política y de intereses de clase; hay millones de euros para indemnizar a los grandes monopolios pero no para salvar a miles de familias obreras en situación crítica. 

El PCPE DENUNCIA CON LETRAS MAYÚSCULAS al Gobierno de Pedro Sánchez y todos los grupos acólitos del sistema que durante los 13 años que han transcurrido desde la aprobación de la Plataforma Castor hasta el momento, han intentado silenciar el desenlace que esta novela negra nos ha deparado y que no es otro sino entregarle dinero público a la patronal que no logró rentabilizar un desastroso proyecto empresarial, abocado al fracaso desde su origen, cubriéndole su falta de beneficios y detrayendo recursos que debieran destinarse a un urgente plan de emergencia social.  

El PCPE, en estos momentos tan difíciles para el pueblo, que está soportando los elevados niveles de contagios, hospitalización y fallecimientos provocados por la pandemia, lanza este comunicado y hace un llamamiento a la clase obrera y las capas populares para ir articulando y organizando la lucha para impedir el saqueo de las arcas públicas en beneficio de la oligarquía. 

¡¡SÓLO EL PUEBLO ORGANIZADO SALVA AL PUEBLO!!

¡¡SÓLO EL PUEBLO ORGANIZADO DEFIENDE SUS INTERESES!!

Comité Ejecutivo PCPE

La progresiva quiebra de la formalidad democrática burguesa en el estado español alcanza sus máximas referencias en todo lo relacionado con la gestión de la profunda crisis territorial y de legitimidad que mantiene con la Generalitat de Catalunya.

Un Estado, el español, que sumido en la más profunda crisis orgánica  arrastra el lastre secular de una oligarquía que,  por su incapacidad de reconocer y gestionar su carácter plurinacional, solo es capaz de ofrecer represión  como respuesta  a la legítima aspiración al ejercicio a la autodeterminación del pueblo de Catalunya.

La represión del 1-O, la aplicación del 155, las amenazas del Jefe del Estado, exilio y encarcelamiento de dirigentes independentistas, represión del movimiento popular, negación del tercer grado a los presos y presas del juicio del Procés y la inhabilitación del President Torra, marcan una línea de actuación represiva que, por ahora, acaba con la negación al Govern de la Generalitat del derecho a modificar la fecha de las elecciones.   Una senda represiva en la que, una vez más, la falsedad absoluta de la división de poderes queda evidenciada y en la que el Poder Judicial vuelve a actuar de ariete de la fracción más reaccionaria del bloque de dominación oligárquico que impone su dictadura de clase en el conjunto del estado.

Un escenario  que de base cuestiona la legitimidad democrática de cualquier proceso electoral, pero en el que además, la aplicación de la antidemocrática Ley electoral española con su exigencia de recogida de avales -por la incapacidad en todos estos años de la burguesía catalana  para promulgar  su propia ley electoral, renunciando a ejercer un derecho soberano por la coincidencia de intereses con la burguesía española  en un contexto de pandemia convierte los requisitos para la presentación de candidaturas en un riesgo para la salud pública.

El PCPC, representando los intereses de la clase obrera catalana, y como ha hecho repetidas veces en los últimos años, ha decidido presentar su candidatura a las 4 circunscripciones electorales catalanas ajustándose a todos los requisitos exigidos aportando más de 150 candidatos y candidatas, excepto en lo referente a la recogida del aval del 0.10% del censo electoral.   

Nuestro Partido, con arraigo contrastado  y presencia política manifiesta en la mayor parte de las comarcas catalanas, no está dispuesto a poner en peligro ni de la ciudadanía, ni  la salud de su militancia y entorno político, lanzándolo a la calle a recoger más de 7.000 avales.  Es  una muestra evidente  del papel político de la Junta Electoral Central que, pese al recurso presentado, nos exige para proclamar nuestras candidaturas incumplir las normas de limitación a las reuniones y movilidad perimetral decretadas para contener el contagio desenfrenado de la pandemia. 

Por tanto, DENUNCIAMOS el carácter antidemocrático de estas elecciones al Parlament de Catalunya por pretender silenciar la propuesta revolucionaria y socialista que la clase obrera y el pueblo trabajador de Catalunya necesitan.

Las  candidaturas del PCPC, estarán presentes en las urnas el 14 de Febrero  o en la fecha que finalmente se convoquen las elecciones, pues -contando con todo el apoyo que pueda aportarle el PCPE en estas semanas de reducción de la movilidad-, no dejará de desarrollar  una intensa campaña electoral sacando a la calle la denuncia de esta farsa electoral y de la situación límite de explotación, precariedad y pobreza a la que está sometida la clase obrera catalana.

La alternativa no se construye en las urnas; la verdadera libertad de Catalunya la estamos construyendo con la organización y la lucha del movimiento obrero y popular enfrentando las políticas burguesas de ataques a nuestros derechos promovidas desde la UE, el gobierno español y el Govern de la Generalitat.

Por el poder obrero y el Socialismo.

Por la autodeterminación de Catalunya.

Por la República Socialista de carácter Confederal.

 

El fascismo es un enemigo mortal de la clase obrera. Para poder enfrentar este grave peligro, es importante conocer su esencia, cómo se ha construido históricamente, cuáles son sus características fundamentales, cuáles son las expresiones actuales y, sobre todo, cómo podemos enfrentar a la bestia fascista y derrotarla, como ya ha hecho en otros momentos históricos el movimiento comunista.

No te pierdas la charla del próximo viernes día 29 de enero a las 19:30h te esperamos aquí. (https://red.pcpe.es/antifascismo)

Añade el evento a tu calendario

 

Ante las cifras de la pandemia el primer objetivo es la salud y la vida del pueblo

Declaración del III Pleno del Comité Central del Partido Comunista de los Pueblos de España.

Los datos más recientes del desarrollo de la pandemia expresan, de forma incuestionable, el absoluto fracaso del Gobierno de PSOE-UP. Su sometimiento político a los intereses del capital llevará a la muerte a decenas de miles de personas. Las fiestas han venido marcadas por una relajación en las medidas relativas a la actual pandemia de la Covid-19. Esta rebaja no se ha sustentado en criterios sanitarios, sino en criterios económicos, dentro de la falsa dicotomía entre economía y salud impuesta por la patronal. Esto supondrá graves dificultades para los maltrechos servicios sanitarios y directamente la muerte de decenas de miles de personas. 

Es así de duro y por eso lo expresamos sin rodeos, pero es que la naturalización y resignada aceptación de esta tragedia, no solo sume al conjunto de la sociedad en el horror de la realidad de un sistema absolutamente individualista e insolidario, que sitúa por encima de todo y como absoluta prioridad las ganancias del capital, sino que la incapacita para regir el futuro de nuestro país si no es transformándola de raíz. Es un modelo social fracasado que, además de hundido en la más profunda e irreversible crisis estructural, ahora es el responsable directo de la muerte evitable de decenas de miles de personas en nuestro país y de millones en el mundo, demostrando en la práctica que no es reformable.

El virus sí sabe de clases, ante el virus las clases sociales no disponen de las mismas defensas y son los sectores más explotados del pueblo los más golpeados. Pero como ha quedado sobradamente demostrado, también sabe de gestión y retrocede ante las medidas que se ocupan de combatirlo con una eficaz intervención social y poniendo a disposición del pueblo la totalidad de recursos humanos, científicos y tecnológicos de los que se disponen. Cuba, Vietnam o China, cada país con su peculiaridad, son ejemplo de ello; España no, las cifras lo demuestran: España: 1.074 muertos/millón habitantes; Cuba: 13 muertos/millón hab.; China: 3 muertos/millón hab. datosmacro.com, 30/12/20.

La razón es que en nuestro país son otros los condicionantes que determinan las decisiones en relación a las medidas de intervención ante una crisis sanitaria, y en vez de definirse con criterios propios de la defensa de la salud pública, se hacen mirando la pantalla del Ibex35 y la reacción de la burguesía Incluso en términos económicos, las medidas que se toman están imbuidas del más estrecho cortoplacismo, que retrasa más y más la superación de la crisis sanitaria y lo confía todo al éxito de la vacunación (de la que también se hace negocio y se privatiza en todos sus estadios). La clase dominante impone medidas centradas en salvaguardar los intereses de sectores concretos sacrificando otros, y aprovecha la coyuntura para reestructurar el capital, concentrar la riqueza, modernizar y tecnificar el trabajo y destruir empleo sobrante para sus intereses.  Las políticas de asistencia sanitaria en nuestro país se aplican a partir de las directrices impuestas por la CEOE y otras organizaciones patronales. Son los intereses económicos de las patronales los que están decidiendo qué se hace y qué no. Y el Gobierno de PSOE-UP acepta estas imposiciones con una resistencia testimonial e inútil.

Las personas fallecidas, y también las enfermas que padecen un largo proceso hospitalario, son una consecuencia directa de este sometimiento político a la dictadura del capital

Los/as políticos/as a su servicio ejecutan este plan a la perfección, sin demasiados miramientos. Esa irresponsabilidad propia de gestores al servicio del Capital tiene consecuencias y son personas con nombres y apellidos que fallecerán o padecerán un largo proceso hospitalario y de sufrimiento, porque no se tomaron las medidas que correspondían. 

Lo dejamos por escrito para la Historia.

El discurso ideológico en torno a la responsabilidad individual, trata de tapar la forma en que se está llevando el problema sanitario, y oculta, entre otras cuestiones, el grave riesgo de contagio que supone tanto el desplazamiento al centro de trabajo la actividad laboral en sí para millones de trabajadoras/es. Reivindicamos las conductas socialmente responsables y disciplinadas que se corresponden con el comportamiento social de la clase obrera, como ejemplo de la responsabilidad social de los trabajadores y trabajadoras frente al individualismo burgués que nada sabe de ello. La única libertad por la que luchan los ricos es la defensa de sus privilegios.

Por todo ello, el Comité Central del PCPE exige la aplicación de las siguientes medidas:: 

  1. Intervención gubernamental inmediata de todos los recursos públicos y privados existentes y su puesta a disposición de las necesidades sociales y de la gestión sanitaria planificada contra la pandemia, con la consecuente nacionalización inmediata de toda la sanidad privada, incluidas las residencias privadas o concertadas de personas mayores. No es posible que se colapsen hospitales y mientras mueran personas sin disponer de UCIs, recursos y atención necesaria y que la sanidad privada las tenga sin utilizar, a la espera de pacientes que paguen por ellas. Poner fin a cualquier convenio de colaboración de la sanidad pública con las empresas privadas y derogación inmediata de la Ley 15/1997. Nuestra salud no es un negocio al servicio de capitalistas carroñeros. No más subcontratación de servicios sanitarios privados. Todos los recursos a la sanidad pública bajo una única dirección política.
  2. Contratación inmediata sin más excusa de los 1.244 médicos/as y 5.246 enfermeras/os que en enero de 2021 siguen en paro. Estabilización de las plantillas sanitarias poniendo fin a los contratos en precario. No es posible que la Atención Primaria siga sin profesionales suficientes, desorganizada, sin atención presencial en muchos casos y sin una labor activa de intervención comunitaria para atajar preventivamente la pandemia, mientras hay miles de vacunas guardadas en almacenes y sin administrar a la población. Tras esta medida, si fuese necesario por la gravedad de la situación, aceptar la ayuda internacionalista de las brigadas médicas cubanas.
  3. Confinamiento de la población a partir de determinado nivel de incidencia y cese de la actividad no esencial para la reproducción de la vida, hasta lograr reducir el porcentaje de incidencia. 
  4. Adopción de las medidas económicas y sociales necesarias que garanticen la puesta en marcha de un Plan Urgente de Emergencia Social:
    1. Más allá de los ERTE activados por el gobierno y de la puesta en marcha real del Ingreso Mínimo Vital, exigimos una prestación indefinida de desempleo para todos los trabajadores/as en paro. Refuerzo de plantillas en los organismos encargados de la gestión de recursos y prestaciones, especialmente el SEPE, recuperando la atención presencial en todos ellos con plazos razonables de espera. Aperturas de oficinas de atención ciudadana en los barrios obreros, y refuerzo a los servicios sociales para garantizar el pleno acceso a estos recursos y ayudas
    2. Es necesario acabar con los desahucios de todas las personas imposibilitadas de hacer frente a sus obligaciones hipotecarias y/o de alquiler frente a grandes propietarios.
    3. Ningún corte de suministros a las viviendas de las familias obreras con sus miembros en paro. Regulación de precios, reversión de todas las privatizaciones en la gestión de aguas y nacionalización de las empresas energéticas.
    4. Exigimos comedores sociales públicos en todos los barrios obreros con mayores índices de paro, con especial atención a la población infantil. La gestión de la pobreza no puede convertirse en una oportunidad de negocio para las empresas privadas.
    5. Expropiación de todo el parque de viviendas vacías propiedad de bancos, fondos, inmobiliarias o grandes propietarios para constituir con ellas una bolsa de vivienda social en alquiler.
    6. Reversión de las privatizaciones en el ámbito de las prestaciones y ayudas sociales, garantizando una gestión pública de calidad en toda su extensión y evitando que las empresas puedan hacer negocio con nuestras dificultades. 

Hacemos un llamamiento al pueblo trabajador a organizarse y pelear por el pan y la salud, para construir un futuro donde no se sacrifiquen nuestros derechos y hasta nuestras vidas para que una minoría siga acumulando más y más beneficios.

SOLO EL PUEBLO ORGANIZADO SALVA AL PUEBLO

 

10 de enero de 2020

DECLARACIÓN DE URGENCIA DEL SG DEL PCPE ANTE LOS ACONTECIMIENTOS EN EL CAPITOLIO DE LOS EE.UU

Ante las impactantes imágenes de una multitud asaltando el Capitolio son multitud las preguntas a las que buscaremos respuesta en los próximos días, pero no son menos las conclusiones que evidencia la realidad de un acontecimiento histórico. Los hechos demuestran la sinrazón de la dominación económica, ideológica y militar ejercida durante décadas por las élites de la formación social más podrida y degenerada del mundo. El país que da este espectáculo y que, nunca olvidemos, es el único que hasta este momento ha lanzado bombas nucleares sobre población civil, es el mismo que sigue imponiendo bloqueos y se atreve a hablarle de democracia al mundo. ¿Qué pasaría si se diera una situación similar en Cuba o Venezuela? ¿Qué diría la Unión Europea? Habla quien más debe callar

Élites que, en su decadencia que les impide seguir siendo ya la indiscutible primera potencia mundial, se enfrentan en una profunda disputa interna entre las distintas fracciones que pretenden salir victoriosas imponiendo su modelo económico. Se equivocan profundamente ambos sectores, ninguno de ellos, ni el más aperturista, pero tampoco el proteccionista que representa Donald Trump, tienen futuro. NI Biden, ni el Partido Demócrata representan nada distinto para los pueblos del mundo. El imperialismo, fase última de desarrollo del capitalismo, toca a muerto, y estos acontecimientos son expresión de ello. ¡Celebrémoslo!

Ninguno de los bandos enfrentados defiende los intereses y necesidades del pueblo trabajador norteamericano. El desarrollo de su conflicto solo acerca a la derrota a ambos y, como militantes comunistas, comprometemos todo nuestro esfuerzo y solidaridad con las fuerzas revolucionarias de los EE.UU, en conseguir que eso suceda cuanto antes.

El futuro es de los pueblos y es socialista.

¡VIVA LA LUCHA DE LA CLASE OBRERA NORTEAMERICANA!

Julio Díaz - Secretario General del Partido Comunista de los Pueblos de España - PCPE

 

Página 2 de 11