1º de Mayo: la lucha obrera por nuestros derechos no se confina Destacado

Este 1º de mayo de 2021 la clase obrera se enfrenta a muchas dificultades agravadas por la pandemia de la Covid 19.

Hay 4 millones de trabajadores en paro y casi un millón más en ERTE. La reforma laboral no ha sido derogada como prometió el gobierno “más progresista de la historia”. El PSOE y Unidas Podemos mantiene vigente la ley mordaza que permite una mayor represión contra el pueblo trabajador. Para el gobierno la vivienda se considera un bien de mercado con lo que no quiere regular sus precios.

No son las condiciones ocasionadas por el virus las que a la clase obrera más dificultades les ocasiona y contra las que debe luchar con todas sus fuerzas. Son estas medidas antiobreras y antipopulares del gobierno las que, ante la profunda crisis estructural del sistema capitalista, no duda en poner al servicio de la patronal toda una batería de decisiones que impidan que la clase obrera pueda manifestar públicamente sus protestas ante la situación que hoy se padece de paro, precariedad y miseria. 

En esta etapa de agudización de la crisis, ¿qué hacen los sindicatos mayoritarios? Miran para otro lado al tiempo que celebran que este gobierno haya incrementado las partidas en € asignadas a ellos. Las y los obreros no pueden permitir que la fecha del 1º de mayo sea desnaturalizada por aquellos que año tras año, día tras día pretende que este día internacional de la clase obrera sea considerado una festividad pagana- religiosa de romería y verbena. La conmemoración de este día debe estar guiada por un alto nivel de conciencia de clase que se manifiesta unida para hacer ver y notar a los enemigos, “la burguesía” y sus lacayos la fuerza que juntos tienen.

Agudización de la crisis del sistema capitalista, para la que la burguesía y sus gobiernos no tiene respuestas de cómo salir, pero que en el intento de la superación de esta no duda en destruir masivamente fuerzas productivas:, millones de obreras/os son enviados al paro, otros jamás acceden a éste, las condiciones salariales y sociales son llevados al límite de la supervivencia. Y ante esta situación, que la clase obrera padece, el gobierno de turno, “gestor de los intereses de la burguesía” mantiene todas las leyes lesivas al tiempo que legisla cada vez más en beneficio del capital. 

Las cifras no mienten; 8,5 millones de personas en España están en situación de exclusión social, más de 5 millones sufren "situaciones de exclusión social severa" y más de 1,8 millones forman el grupo de "expulsados" con mayor necesidad de intervención urgente. En 2020 se desahuciaron a 29,000 familias y hay 97,400 ejecuciones de embargo hipotecarios pendientes. Es la clase obrera quien sufre estas lacras del sistema capitalista. 

Solo la clase obrera, organizada e independiente ideológicamente de aquellos que por intereses de clase deben ser considerados antagónicos <enemigos>, puede revertir la actual situación. 

Obreras y obreros organizados en el PCPE y en estructuras de clase como son los CUO (Comités para la Unidad Obrera). Solo con un alto nivel ideológico y organizativo que supere las políticas de conciliación y pacto entre clases podrá la clase obrera derrotar a la burguesía, al sistema capitalista que la somete, explota y sentencia a marginalidad, miseria y muerte. 

Desde el PCPE y la JCPE hacemos un llamamiento al conjunto de la clase obrera en activo, jubilada o en paro, así como a la juventud de extracción obrera a que se organice como clase independiente para hacer frente al capital y sus lacayos en el gobierno. Llamamos a organizar en los tajos células del PCPE y poner en marcha los Comités para la Unidad Obrera. 

Organización y Unidad obrera harán posible la victoria.

Todo para la Clase Obrera # Tu Lucha Decide.