09 de Agosto 2020

[Canarias] Comunicado del PCPC frente a actuaciones racistas en el pueblo de Tunte, Gran Canaria

 

Desde el Comité Nacional del PCPC, condenamos sin paliativos la concentraciones de vecinos y vecinas que se desarrollaron en la noche del 5 de agosto, con la instalación de barricadas y barreras en el pueblo de Tunte, municipio de San Bartomé de Tirajana, isla de Gran Canaria. Una actuación con la intención de impedir el paso a una guagua que llevaba a 28 inmigrantes que días atrás habían arribado en un cayuco al puerto de Arguineguín.

 

Esta muestra de insolidaridad, de racismo y de comportamientos violentos hacia los trabajadores y trabajadoras inmigrantes es la consecuencia de propiciar las actitudes fascistas, insolidarias y prepotentes conque un sector vecinal cree falsamente dejar “los problemas” que crea esta sociedad capitalista fuera de sus casas. Estas personas inmigrantes vienen a estos países y sociedades porque en sus sociedades de origen se les niega las posibilidades de desarrollar una vida en las mínimas condiciones para asegurar lo imprescindible. Y este hecho es el producto del proceso de acumulación de capitales internacional como proceso mundial. Son el producto de unos mecanismos sociales, económicos y políticos despiadados y criminales que condena a una inmensa mayoría de personas en el mundo a las más absolutas de las miserias.

 

Mientras aquí el capitalismo desarrolla espacio de confort y de presunta “seguridad” en algunos sectores sociales, en otros va extendiendo la desesperación, la explotación, la miseria, y la precariedad. Justamente lo que el capitalismo ha hecho en los países de origen de las personas inmigrantes. Por tanto, hay un interés común, una suma de necesidades que obligan a una solidaridad activa e internacionalistas entre los trabajadores inmigrantes y los trabajadores  canarios y canarias. Nuestros destinos están marcados por las leyes inhumanas del proceso de acumulación y reproducción del capital.

 

No podemos tolerar que en Canarias se desarrollen los mínimos brotes de racismo e insolidaridad. No podemos permitir que la xenofobia, el fascismo y el racismo encuentren acomodo en las islas. Hay que denunciar la situación que propicia el Gobierno de Canarias, que mientras sitúa en un problema sanitario y social la llegada de cayucos y pateras con personas, auspiciando las actitudes insolidarias y planteando la necesidad de que otras comunidades asuman a estas personas como si de trastos se trataran; acumulándolas en espacios totalmente insalubres y sin ninguna garantía para su salud y acomodo, por otro lado,  tolera y fomenta la llegada por los aeropuertos del archipiélago de miles y miles de turistas sin ningún control sanitario y medidas de prevención. Y esto lo hace así este gobierno porque sirve a los intereses de los hoteleros y turoperadores internacionales que siguen condicionando el desarrollo social y económico a la explotación de un solo recurso productivo como es el turismo a base de intensificar los niveles de explotación a la clase obrera de este sector económico y seguir destrozando el territorio y depredando su ecosistema.

 

Denunciamos la actitud hipócrita de Nueva Canaria en este episodio lamentable, propiciando estas actitudes racistas y justificando estos comportamientos violentos por parte de estos vecinos. Román Rodríguez pretende desviar la atención señalando que el problema es la distribución de inmigrantes a otras comunidades, en vez de asumir la responsabilidad política de asegurar las mejores condiciones de asistencia humanitaria a estas personas inmigrantes. Qué lejos está los gobiernos e instituciones del capital frente a gobiernos socialistas, como es el digno ejemplo del gobierno revolucionario cubano que educa a su pueblo en la solidaridad internacionalista y ofrece toda su colaboración y cooperación a cualquier pueblo del mundo que lo necesite.

 

Desde el PCPC, nos oponemos a justificar cualquier posibilidad de enfrentar y dividir a la clase obrera en su seno, a través de una división falsa e interesada entre foráneos y autóctonos. Somos una misma clase que se enfrenta a los mismos problemas de explotación, precariedad y miseria. Enfrentaremos cualquier intento de señalar a las víctimas del capitalismo como los enemigos a batir y menospreciar. Solo acabando con el capitalismo podemos asegurar un futuro digno para todos y todas. Luchando por la no discriminación y marginación de los trabajadores inmigrantes podemos asegurar que las condiciones de los trabajadores canarios no se va a continuar degradándose, dado que de esa manera los empresarios no van a poder dividir a la clase obrera en una competición de bajada continuada de salarios y condiciones laborales.

 

Esta crisis sanitaria, social y económica que sufrimos son el producto de un sistema que no garantiza para la inmensa mayoría social unas mínimas condiciones vitales. Por tanto, solo la lucha, la unidad y la conciencia nos puede salvar de la barbarie.

 

¡¡VIVA LA SOLIDARIDAD INTERNACIONALISTA Y ANTIIMPERIALISTA!!

 

¡¡DE AQUÍ O DE FUERA, LA MISMA CLASE OBRERA!!

 

¡¡ARRIBA LA UNIDAD ENTRE LOS PUEBLOS!!