Más que grotesco, es un insulto que en un país donde enterraron en cunetas y fosas comunes al 1% de su población con el triunfo del levantamiento fascista, liderado porFrancisco Franco, los hijos y nietos de esos mismos genocidas, exijan la “ilegalización de las organizaciones que exalten el comunismo”, como requisito previo para reafirmar la condena que del golpe de estado franquista hizo el Parlamento, por unanimidad, en 2002. Lejos dejaba aquella tibia condena parlamentaria la imperiosa MEMORIA, REPARACIÓN y JUSTICIA con las víctimas que necesita este país para salir del más terrible capítulo de la noche de los tiempos y entrar en un escenario de mínimos democráticos, pero la puesta en escena de ayer en el Senado nos interna aun mucho más en el horror de una de las más terribles dictaduras padecidas por la Humanidad.

Vivimos tiempos de reacción que se filtran por multitud de poros de esta sociedad decadente en la que asoma por doquier el franquismo sociológico, ese que el pacto de la Transición dejó intacto y anmistiado, y con el tirano descansando con honores enuna basílica “ad hoc”, rodeado de una fosa común que contiene los restos de decenas de miles de víctimas de su barbarie fascista

Esa es la verdadera cara de esta España que, desde aquel lejano 18 de Julio de 1936, mantiene intacto el poder de una oligarquía criminal acostumbrada a ahogar en sangre y represión cualquier intento de emancipación social o nacional. Vitoreada por la estupidez patriotera de trapos rojigualdos, y por el fanatismo de las sotanas que mantienen intactos sus privilegios en materia de educación, impuestos y titularidad de medios de comunicación. Los fascistas, herederos del nacional-catolicismo de ayer, vuelven hoy a salir a la calle sin ningún tipo de vergüenza, siempre en defensa del sistema que ha sido, y es, el soporte de la dominación de esa clase dominante parasitaria, criminal y explotadora.

El capitalismo está en crisis. No es solo que desde 2008 es incapaz de remontar su alicaída tasa de ganancia, sino que todos los análisis apuntan a un nuevo ciclo de depresión económica que viene ya para los próximos años. La situación es de emergencia y, aunque el movimiento obrero sigue en buena medida cooptado por el sistema y sin ofrecer resistencia, la burguesía , siempre temerosa de la clase obrera, se prepara para defenderse ante lo que pueda venir. El fascismo, ese pistolero que nunca se separa de su verdadero amo, esos perros que ladran a golpe del mando de la bolsa y los consejos de administración, vuelve a la calle para marcarnos el terreno de lo que ellos dejan hacer en su cortijo ibérico.

Por mucho que lo prohíba decir la Presidenta del Parlamento, nosotros y nosotras, la militancia del PCPE, hombres y mujeres comunistas que reivindicamos el pasado de lucha heroico de nuestros/as camaradas y el papel fundamental de la URSS - con el PCUS a su vanguardia y Stalin como dirigente- en la derrota del nazi-fascismo, llamamos fascistas a quienes se siguen negando a condenar el franquismo, inventando todo tipo de excusas.

La pretensión de reescribir la Historia, bajo el título de condena de los totalitarismos, tiene una larga mano que, desde Bruselas, toca a la puerta de todas las capitales europeas buscando negar el papel fundamental que, en Europa, jugaron el nazismo y el fascismo en defensa del capitalismo, para salvarlo del avance revolucionario del proletariado europeo. Y es, justamente por esa puerta que niega la barbarie genocida del fascismo, por donde se vuelven a colar hoy sus cachorros para hacerle el trabajo sucio al gran capital europeo.

Sepan, los fascistas del PP y de Ciudadanos, que sus mentiras arrastran decenas de millones de muertos por las guerras y por la represión. Su identidad es la de la ideología más repugnante y genocida que, hasta hoy, ha conocido la Historia. Muy diferente es nuestra ideología, la ideología del movimiento obrero revolucionario, la del movimiento comunista internacional, cuya historia está escrita por todos los pueblos que lograron avances en sus derechos sociales y nacionales.

Asesinaron por millones, con todo tipo de ensañamiento, a quienes se mantuvieron firmes al lado de la clase obrera, pero nunca derrotaron la lucha incesante por la revolución socialista. Si nos ilegalizan, la consecuencia inmediata será que nos enraizaremos, aun con más fuerza, en el pueblo que protagonizará la Revolución que tirará sus cenizas al estercolero de la Historia.

COMUNISMO es LIBERTAD, SOLIDARIDAD, PROGRESO SOCIAL, CULTURA E INTERNACIONALISMO.

Por eso somos comunistas. Por eso somos del PCPE.

VIVA LA LUCHA DE LA CLASE OBRERA

VIVA EL SOCIALISMO. VIVA EL COMUNISMO

Secretariado Político del PCPE-21 de Noviembre de 2018

SECRETARÍA DEL FRENTE CULTURAL Y MEMORIA HISTÓRICA    

Estos días estamos viviendo un espectáculo propagandístico atroz con motivo del 50 cumpleaños de Felipe VI. Todos los medios de comunicación del régimen han dedicado un suculento espacio en sus periódicos, radios, televisiones, etc. a narrar la trascendente noticia. Y el discurso ha sido unánime y monocorde: una engolada loa sin fisuras a su figura. Igualito a lo que hacía el NODO con Franco. El derecho a la información y la libertad de prensa fulminadas de un plumazo por no soliviantar uno de los pilares del postfranquismo: la monarquía.

A esta sumisión periodística, hay que sumar los anuncios publicitarios de los grandes monopolios capitalistas (IBEX 35) que directamente entraban en éxtasis místico celebrando la efeméride borbónica. Agradeciendo el papel del rey como mamporrero y pelele del capitalismo español ante los mercados internacionales. Un monarca que no ha escondido nunca su posicionamiento en favor de las élites y su desprecio e indiferencia hacia las clases populares. Estamos hablando de una institución puesta a dedo por Franco, no le pidamos peras al olmo.

El cénit de este culto a la personalidad ha venido de la propia Casa Real que ha difundido un megarreportaje de su excelencia mostrando su campechanía y su “lado más humano” y familiar. De nuevo, como hacía el NODO con Franco. Una muestra más de populismo casposo y almibarado, cuyo fin es apuntalar una institución parasitaria, reaccionaria y corrupta.

En medio de esta oleada de fervor monárquico por parte de las élites, el alcalde de Orihuela se ha sumado a esta corte de palmeros obsequiando al monarca con unos esquejes de la higuera de la casa-museo de Miguel Hernández. Nuevamente, el Partido Popular fundado por franquistas y que no ha condenado la dictadura, utilizando a Miguel Hernández para blanquearlo y manipularlo. Miguel Hernández -el mismo que el franquismo dejó morir como un perro por su militancia comunista y su defensa de la causa republicana- es utilizado y manoseado a cambio de unas palmaditas en la espalda por parte del monarca. Miguel Hernández, el mismo que hoy sería condenado por injurias a la corona por sus poemas, como está pasando con músicos, tuiteros, periodistas, etc.

El alcalde de Orihuela con este gesto nada inocente, otorga vasallaje a la corona como buen súbdito utilizando a alguien que luchó hasta las últimas consecuencias por una sociedad igualitaria, donde no hubiera nadie por encima de nadie, donde la justicia social no fuera retórica sino pragmática. Miguel Hernández no es una dádiva con la que obsequiar a monarquías parasitarias. Miguel Hernández es dignidad y compromiso, algo que ni por asomo se cuela en el Ayuntamiento de Orihuela, que utiliza a su hijo más ilustre para hacer negocio, billetes de lotería, marca turística y vaciarlo de contenido: El poeta de las cabras y las brevas. Un poeta pintoresco y manejable, blanco y neutro, despolitizado y humillado; ese es el objetivo de estos “hombres viejos” a los que Miguel describió en su poema homónimo.

Desde el PCPE pedimos al alcalde de Orihuela que deje de meter sus sucias manos en la memoria y la persona de nuestro camarada Miguel, poeta del Pueblo, ruiseñor de las desdichas. Miguel Hernández no es una moneda de cambio para sus deshonestos intereses. Miguel Hernández es viento del pueblo, defensor de las clases populares, enemigo de las élites que son los que causan el sufrimiento y dolor a la clase obrera. El rey representa precisamente a los que ponen el yugo a las clases populares para explotar y robarles el beneficio que generan. Yugos que dejaremos rotos sobre las espaldas de los capitalistas explotadores y monarquías parasitarias.

ZUBEROA.

Página 2 de 2