Crónica del juicio a 17 compañeros y compañeras (trabajadores y trabajadoras, activistas de organizaciones políticas, obreras y sindicales) por la denuncia de la explotadora Claudia Montelongo del día 13 de noviembre de 2015.

Nov 21, 2015 | Canarias | 0 Comentarios

La explotadora Claudia Montelongo, que mientras no paga las indemnizaciones a los trabajadores y las trabajadoras despedidos y despedidas de la Churrería Guanarteme, abre otra churrería, denuncia ante el juzgado de instrucción nº 2, sito en la Ciudad de la Justicia de LPGC a  estos  trabajadores y las trabajadoras despedidos y despedidas de la Churrería Guanarteme, militantes del Partido Comunista del Pueblo Canario (PCPC) y los Colectivos de Jóvenes Comunistas (CJC) así como miembros de los Comités para la Unidad Obrera (CUO) y Comisiones Obreras (CCOO) por un delito leve de coacciones por ejercer los derechos fundamentales de libre expresión y reunión y denunciar públicamente la explotación ejercida por esta burguesa sobre su plantilla.
   
El día comienza con una concentración delante de la entrada principal de la Ciudad de la Justicia convocada por el PCPC y los CJC y a la que acudieron, además de las organizaciones convocantes, miembros de los sindicatos CCOO, Unión General de Trabajadores (UGT), Unión Sindical Obrera (USO), Comisiones de Base (COBAS), Convergencia Sindical Canaria (CSC) e Intersindical Canaria (IC), a destacar, a pesar de no poder acudir a la concentración, el trabajo de solidaridad y difusión de la Federación Sindical Obrera de Canarias (FSOC); además de colectivos en lucha como los/as extrabajadores y extrabajadoras de la Churrería Guanarteme (sujeto principal de esta lucha), miembros de la plantilla de Maya, del servicio de mantenimiento del Hospital Negrín, del comité de empresa de Correos y del comité de empresa de Seguridad Integral Canaria despedidos éstos por el cacique explotador Miguel Ángel Ramírez.

En este juicio quedó patente que ni siquiera en el ámbito de la justicia burguesa, esta explotadora, tiene ningún tipo de justificación a las prácticas abusivas por ella empleadas y que, creyéndose amparada por el papel a la ofensiva de la gran burguesía, que recorta uno tras otro los derechos conquistados por la clase obrera tras décadas de lucha, se atreve a acusar a éstos colectivos por ejercer un deber fundamental de todo/a trabajador/a como es el de denunciar todo tipo de abuso por parte de la patronal.

Para que fuera aceptada esta denuncia, la explotadora cabeza visible de la familia de explotadores Montelongo (dueños de cuatro churrerías), expuso una sarta de mentiras que eran incluso contrarias a la cultura y filosofía que orientan al PCPC y los CJC como así lo expusieron el Secretario General del Partido Comunista de los Pueblos de España y otra militante, ambos denunciados, en el propio juicio.

El abogado de la explotadora, que se negó a preguntar a la militancia comunista negándoles el derecho a exponer su visión de los hechos a pesar de haberlos/as denunciado, como así se lo reprochó el propio juez, dio un alegato final repugnante, lleno de odio de clase, que reproducía todos los estereotipos que la propaganda burguesa se ha encargado de extender en sus medios de comunicación con frases como “mienten, al igual que miente la extrema derecha” etc.

A destacar sin embargo las intervenciones de la representante fiscal y del abogado de la defensa: la primera, que defendió el uso de la calle como medio, no sólo de paso sino que también de denuncia, también destacó el hecho fundado y motivo por el cual se ejerce el derecho a la libre expresión y reunión en denuncia de las prácticas de esta explotadora, haciendo un alegato dirigido prácticamente a resaltar la improcedencia de esta denuncia y pidiendo la absolución de todos los imputados. En cuanto al abogado de la defensa, tras el alegato de la fiscalía, puso el acento en el carácter explotador del sistema capitalista y denunció la dinámica actual de recortar hasta los últimos derechos y priorizar la ganancia burguesa por encima incluso de la propia subsistencia del o la trabajadora, apropiándose de toda las plusvalías generadas por la clase trabajadora.

El PCPC y los CJC agradecemos la solidaridad mostrada por los múltiples colectivos y organizaciones, así como miembros de la clase obrera y sectores populares que a nivel particular han mostrado su apoyo.

¡LA LUCHA ES HASTA LA VICTORIA!