Declaración de la Iniciativa Comunista Europea sobre el TTIP

Sep 7, 2015 | Internacional | 0 Comentarios

Los Partidos Comunistas y Obreros que forman parte de la Iniciativa Comunista Europea expresan su firme rechazo al Tratado Transatlántico de Comercio e Inversión (TTIP) que actualmente se encuentra en proceso de negociación entre la UE y los EE.UU.

Este Tratado representa un nuevo intento de los monopolios europeos y norteamericanos de reforzar sus posiciones a través de la creación de una gran zona económica sin barreras par la circulación de mercancías e inversiones, que abarcaría aproximadamente el 40% del comercio mundial, cerca de la mitad del PIB mundial y más de 800 millones de personas.

Consideramos que la negociación de este Tratado se encuentra estrechamente relacionada con la transformación de la correlación internacional de fuerzas entre países capitalistas o agrupaciones de países capitalistas y que es consecuencia de la agudización de las contradicciones con las potencias capitalistas emergentes que buscan un mayor papel en el escenario internacional.

El principal cometido del TTIP no es otro que la eliminación de cualquier tipo de barrera u obstáculo que los monopolios pueden encontrar en su expansión y actividad a uno y otro lado del Océano Atlántico. Ello conlleva necesariamente la equiparación de la legislación y normativa que rigen gran cantidad de sectores económicos en beneficio directo de los monopolios, lo que tiene como consecuencia el empeoramiento de las condiciones de vida y trabajo de las grandes mayorías trabajadoras. Debido a ello, y pese que las negociaciones superaron en el mes de abril su novena ronda, los términos exactos del acuerdo se encuentran, tras dos años desde su inicio, sometidos a un profundo secretismo que ha puesto de manifiesto de nuevo la naturaleza abiertamente antidemocrática del proyecto imperialista de la Unión Europea.

Serán los trabajadores y trabajadoras quienes de forma más directa sufrirán las consecuencias de la creación de esta zona de comercio e inversión con la aplicación del TTIP. Como consecuencia de la transformación de gran parte del marco regulatorio de las relaciones laborales, de la normativa en materia de salud y seguridad y del derecho a la libertad de asociación, entre otros aspectos, los monopolios tanto estadounidenses como europeos tendrán plena libertad para someter a grados inéditos de explotación a la clase obrera de nuestros países.

Además, la legislación en materias tan sensibles como el medio ambiente, la cultura o la seguridad alimentaria, así como algunos servicios públicos esenciales para la subsistencia de millones de personas, tales como la sanidad, la educación o la gestión de recursos hídricos, serán objeto de disputa por parte de los monopolios con vistas a incrementar su tasa de ganancia y a favorecer un mayor grado de concentración y centralización de capital a escala mundial.

Por otro lado, al igual que otros tratados de libre comercio, el TTIP contempla la creación de un órgano de arbitraje entre inversionistas y Estados cuyo objetivo es ser un instrumento en manos de los monopolios para exigir compensaciones de los Estados y para conformar “un entorno seguro para las inversiones”, salvaguardando así sus beneficios.

La Iniciativa Comunista Europea advierte a la clase obrera y los sectores populares de los Estados miembros de la Unión Europea de que el TTIP solo puede considerarse como la extensión de la política de los monopolios en oposición frontal a sus más básicas necesidades e intereses. Los pueblos deben ignorar las falsas promesas de la UE y sus organismos sobre el TTIP y denunciar el papel de las fuerzas burguesas de la nueva social-democracia, así como de las fuerzas oportunistas como las que conforman el PIE, que plantean propuestas que buscan corregir y embellecer la UE que, como el TTIP, la OTAN económica, no puede ser reformada y debe ser rechazada.

En consecuencia, llama a la clase obrera y al pueblo trabajador en su conjunto a rechazar este Tratado y a luchar contra él, como parte de la lucha general contra la UE, los monopolios y su poder.

Septiembre de 2015

 

 

Enlace Original