[Gran Canaria] Crónica XI marcha Obrera – 1 Diciembre 2021

Dic 10, 2021 | Canarias | 0 Comentarios

El pasado miércoles 1 de Diciembre tuvo lugar la XI Marcha Obrera, que arrancó a las 19:00h con más de 100 personas desde el monumento Lady Harimaguada. Los asistentes, varios con chalecos amarillos, recorrieron toda la avenida marítima de la capital grancanaria para terminar en el Parque de San Telmo.

Esta nueva edición de la Marcha Obrera, con nuevo recorrido, fue coordinada y organizada por el Espacio de Confluencia de Gran Canaria, y en torno a ella se aglutinaron unos 30 colectivos y organizaciones obreras y populares, entre ellas el Partido Comunista del Pueblo Canario (PCPC) además de varios comités de empresa y secciones sindicales en lucha que se sumaron a esta movilización.

Tras recorrer los tres kilómetros de recorrido la marcha llegó a San Telmo sobre las 20:30h donde las mujeres fueron las protagonistas. Mujeres fueron las que presentaron y cerraron las intervenciones y tres de ellas leyeron el manifiesto. Destacando las representantes, por un lado, de la plantilla de Correos y por otro del personal de la residencia de mayores de Taliarte en Telde.

Un manifiesto donde se volvió a reivindicar el lema principal de este año “Por un Plan Urgente de Emergencia Social para Canarias”, que de manera inmediata resuelva las necesidades más acuciantes de decenas de miles de familias de la clase obrera. Un manifiesto donde nos acordamos del volcán y el sufrimiento de cientos de familias en La Palma, proponiendo una “Asamblea por la reconstrucción” en la que se organice todo el pueblo canario. Que en lo inmediato resuelva el presente de esas familias, pero que también decida sobre el futuro de nuestra tierra a través de un nuevo proyecto político emancipador para Canarias.

El manifiesto finalizó apelando “a la unidad de todas las organizaciones obreras y populares, a mantener firme la defensa de nuestra tierra y de nuestro pueblo, por un futuro de libertad y justicia social”. Ese es el compromiso de las 30 organizaciones que forman parte de la convocatoria, “dar continuidad en el próximo futuro a los objetivos de esta marcha de hoy”.

La edición de este año de la Marcha Obrera nos deja muchos elementos de interés entre los que hay que destacar dos en concreto como avances más importantes. Uno de ellos es que desde el primer momento, desde la primera reunión preparatoria, se planteó que el 1 de diciembre no sería un “punto y final”, sino una fecha que marca el comienzo de un trabajo continuado, permanente de organización de colectivos y todas aquellas personas que se quieran sumar en la lucha por un verdadero cambio en las condiciones de vida de nuestro pueblo.

El segundo elemento a resaltar es la creación de diferentes equipos de trabajo formado por diferentes personas y colectivos que permitió desarrollar una labor coordinada y descentralizada de preparación de cartelería, cuñas de radio, puesta a disposición de los asistentes de una guagua desde el sureste de la isla, la preparación de notas de prensa y manifiesto final, la recaudación de fondos, el contacto con los medios de comunicación (numerosas entrevistas en radio se dieron en las últimas semanas), reuniones con colectivos de vecinos de barrios de Las Palmas de Gran Canaria, contactos con otras organizaciones, etc. Este avance en el proceso de organización es muy importante mantenerlo en las próximas acciones que lleve a cabo el Espacio de Confluencia de Gran Canaria.

Este 1 de diciembre terminó la XI Marcha Obrera, pero comienza ahora lo más importante. Comienza el trabajo y la coordinación permanente dentro de este proceso de unidad obrera y popular que necesita nuestro pueblo como el comer.

MANIFIESTO DE LA XI MARCHA OBRERA. ISLAS CANARIAS. POR UN PLAN URGENTE DE EMERGENCIA SOCIAL

Marchamos para organizar nuestra lucha para la defensa de los derechos de la clase obrera y del pueblo canario.

Marchamos para dejar constancia de nuestro compromiso irrenunciable de continuar en esta trinchera hasta que nuestro pueblo conquiste sus objetivos de liberación de las actuales opresiones, de las carencias y de los engaños a que se nos somete para mantener los privilegios de los de arriba, los privilegios de quienes son los causantes de nuestra actual situación de carencias, pobreza y explotación por salarios de miseria.

Marchamos porque la resignación no es una opción a considerar.

Marchamos porque nuestra voluntad decidida es la de cambiar todo lo que debe ser cambiado para que nuestra vida sea respetada, para que nuestro trabajo sea valorado como lo más importante que hay en la sociedad para la producción de los bienes necesarios para el bienestar del pueblo, para que el pueblo tenga cultura, una vida digna y no se le someta a opresión de ningún tipo.

Por eso esta XI Marcha Obrera no quiere ser la acción de un día, sino la determinación firme de organizar un amplio frente unitario del pueblo canario para cambiar el actual estado de cosas.

Y nuestra propuesta principal es la exigencia de un PLAN URGENTE DE EMERGENCIA SOCIAL (PUES). Porque nuestro pueblo sufre y está sometido a un creciente proceso de empobrecimiento y sobreexplotación. Miles de personas no tienen trabajo, pero otras miles aunque tienen trabajo siguen siendo pobres, porque los salarios ni tan siquiera cubren las necesidades más básicas. Por el contrario la riqueza de la alta burguesía, de los grandes empresarios, no cesa de crecer de forma escandalosa.

Las medidas sociales del Gobierno, tanto del canario como del español, no llegan. Decenas de miles de personas quedan fuera de esas ayudas, no se les conceden a pesar de necesitarlas con urgencia, o sencillamente no tienen la posibilidad siquiera de tramitar la solicitud. El Ingreso Mínimo Vital ha sido una estafa, apenas ha llegado a unas pocas personas de las miles y miles que lo necesitan. Las subidas de precios que impone la dictadura de los monopolios y la Banca, arruinan aún más a nuestro pueblo. Canarias con los salarios más bajos tiene la cesta de la compra más cara de todo el Estado. El ejemplo más descarado es la subida del precio de la luz en nuestra tierra, donde una parte significativa es producida por energías no fósiles, lo que supone una ganancia parasitaria aun mayor para los grandes monopolios eléctricos.

Por ello el PLAN URGENTE DE EMERGENCIA SOCIAL (PUES) ha de aplicarse en los barrios obreros y populares, con centros de gestión directa y personalizada, en locales de Asociaciones de Vecinos, sindicatos o cualquier otro colectivo social. Donde las personas sean atendidas y se les garantice la resolución inmediata de su solicitud. No nos sirve el actual modelo burocrático y tecnológico, que es una carrera de obstáculos para quienes más necesidad tienen y les resulta inalcanzable.

Pero esta situación que vive la población trabajadora de nuestra tierra tiene causas profundas, estructurales, que hacen necesario grandes transformaciones políticas y económicas en Canarias.

Ya está bien de entregar nuestra tierra, nuestro mar y nuestro, aire a la feroz especulación capitalista estatal y extranjera, al robo de nuestros recursos, a las imposiciones de un modelo económico que responde a intereses foráneos y no a los intereses del pueblo canario.

Esta situación tiene hoy un foco central, especialmente grave, por la acción destructiva del volcán de Tajogaite. El pueblo palmero ve impotente como se destruye el esfuerzo colectivo de toda una vida. Y las ayudas no llegan, y la reconstrucción no será una realidad si el pueblo no se organiza para luchar por ese objetivo. Por ello es necesario que en esta ocasión sea todo el pueblo canario el que se organice en una ASAMBLEA POR LA RECONSTRUCCIÓN. Somos un solo pueblo, y como tal es necesario dar una respuesta a quienes hoy sufren esa situación extrema en nuestra tierra volcánica.

Esta ASAMBLEA ha de ser un elemento organizador de futuro, que coloque ahora el objetivo inmediato de la reconstrucción de La Palma, pero también trabaje con el objetivo a largo plazo de la reconstrucción de toda Canarias, con un nuevo proyecto histórico que le permita resolver las cuestiones que el actual modelo económico no resolvió ni resolverá nunca, porque sencillamente es un proyecto político que no está pensado para la mayoría social sino para las élites que nos explotan y nos oprimen.

Por ello es necesario construir la unidad obrera y popular como el bloque social que protagonice e impulse un programa para iniciar un nuevo tiempo político en Canarias. Un programa que siente las bases para un futuro donde nuestro pueblo sea protagonista de su propia historia.

  • Una Canarias libre de las imposiciones de los monopolios de cualquier tipo, que hoy se adueñan de nuestra tierra y nos someten.
  • Una Canarias que ponga todos los recursos al servicio de la mayoría social, en un modelo económico autocentrado y socialmente justo, terminando con la histórica dependencia y subsidiariedad.
  • Una Canarias contra las privatizaciones, contra el saqueo de las pensiones, contra los precios abusivos monopolísticos. Contra la brecha salarial de género y contra las violencias de todo tipo.
  • Una Canarias que haga de la aplicación de los más avanzados desarrollos tecnológicos una herramienta para su desarrollo, en equilibrio con la naturaleza, terminando con la constante destrucción de nuestros recursos naturales y medio ambiente
  • Un Plan formativo de las capacidades del pueblo canario, que hoy tiene los más altos niveles de fracaso escolar y todo tipo de dificultades para acceder a la preparación y los conocimientos necesarios para insertarse en los desarrollos tecnológicos de vanguardia. Para ello no sirve ni el actual sistema educativo obsoleto ni un modelo de desarrollo económico terciarizado y basado, exclusivamente, en el aumento de las tasas de beneficios de los grandes capitales.
  • Impulsar un desarrollo cultural a la ofensiva que combata con eficacia el analfabetismo funcional de una parte de nuestro pueblo, sometido a situaciones de pobreza extrema y de todo tipo de dificultades para resolver sus condiciones de vida y que sea el eje de defensa de nuestra identidad.
  • Una Canarias para las generaciones venideras, que no expulse a nuestra juventud de su territorio y les ofrezca un futuro digno y en libertad en el Archipiélago.
  • Una Canarias de paz, solidaridad y cooperación. Para ello Canarias necesita convertirse en una plataforma que se desvincule del uso militar de su territorio, adquiriendo un Estatuto de Neutralidad que le facilite los más amplios intercambios económicos y comerciales.
  • Canarias no quiere ser plataforma para el saqueo de ningún otro país. Sino tierra de acogida para quienes buscan una vida mejor que se les niega en sus expoliados países.
  • La unidad de nuestro pueblo necesita en primer lugar de la unidad de sus organizaciones obreras y populares. Y especialmente de la unidad sindical en una sola organización que defienda de forma consecuente los derechos obreros en nuestra tierra.
  • Una Canarias reconocida como sujeto político, que conquiste la soberanía necesaria para desarrollar su propio proyecto político, en un proceso histórico que reconozca el derecho al ejercicio de su libre autodeterminación.

Por todo ello esta XI MARCHA OBRERA hace un llamamiento a la unidad de todas las organizaciones obreras y populares. A mantener firme la defensa de nuestra tierra y de nuestro pueblo, por un futuro de libertad y justicia social. Quienes formamos parte de esta convocatoria asumimos el más firme compromiso de dar continuidad en el próximo futuro a los objetivos de esta MARCHA de hoy.

POR LA UNIDAD DE TODO EL PUEBLO EN LA LUCHA POR SUS DERECHOS

POR UN PLAN URGENTE DE EMERGENCIA SOCIAL

POR UNA CANARIAS LIBRE Y SOCIALISTA